POLÍTICA DE COOKIES
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
«Portada
«Técnica y Práctica
24 de Septiembre de 2001

Esquí de montaña

Por Alfredo Encinar - 

Es difícil transmitir el cúmulo de sensaciones que nos proporciona una actividad como el esquí de montaña. Alfredo Encinar, instructor en el Equipo de esquí Barrabés intenta contarlo.

Es difícil transmitir el cúmulo de sensaciones que nos proporciona una actividad como el esquí de montaña

Gracias a esta modalidad podemos adentrarnos en un entorno natural, lejos de las zonas balizadas, en el corazón de la alta montaña donde la luz, el color, el silencio, son los principales protagonistas.

Un espacio con pendientes nevadas, inmaculadas y vírgenes, que nos incitan a lanzarnos y deslizarnos sobre ellas.

 

Sensaciones difíciles de borrar de la memoria, que provocan una dependencia irracional que nos arrastra a buscar otro sitio y otro descenso por esos paisajes donde sentir esa dulce sensación.

El Esquí de Montaña es una modalidad deportiva que combina varias especialidades: montañismo invernal, alpinismo y esquí.
Esta combinación está reflejada en sus múltiples denominaciones: esquí de montaña, de travesía, de randoné, esquí-alpinismo.

En síntesis, se basa en ascender y descender con esquís similares a los de alpino, gracias a una fijación especial que permite liberar el talón en el ascenso, además de la colocación en las suelas del esquí de una piel de foca (sintética) que evita el deslizamiento hacia atrás.

De esta manera podemos caminar y desplazarnos por la montaña, "similar al esquí de fondo".

El descenso se realiza como en el esquí alpino una vez fijado el talón y retirada la piel de foca adhesiva, eso si, por un espacio libre de trazas para que cada uno deje su "firma".

Esta modalidad deportiva proporciona una movilidad increíble en la montaña y nos permite realizar recorridos en busca de maravillosos descensos o recorridos de exploración de varios días.

Cómo eslógico, la alta montaña invernal no está exenta de riesgos y peligros propios de un entorno salvaje y cambiante.

La variedad de situaciones que nos podemos encontrar, nos obligan a prepararnos adecuadamente para reconocer y saber actuar ante las diversas circunstancias.

Esta preparación debe ir enfocada en dos direcciones: formación física y técnica. De esta manera conseguiremos disfrutar con seguridad de nuestras aventuras y obtener la máxima satisfacción.


Únete a nuestra Newsletter

Recibe nuestras novedades, ofertas y promociones

Suscribirme

¿Necesitas ayuda?

Llámanos al 974 215 497
(Horario: L a V de 9h a 19h)
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
  • Visa
  • Mastercard
  • Paypal
  • Pagos online segurosPagos online seguros
Partner
www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo
© 1995-2019 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.