Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
aceptar
«Portada
«Técnica y Práctica
24 de Septiembre de 2001

La escalada en fisuras I

Por Daniel Gomez - 
- Página 1 de 2 -

La escalada en fisuras podría considerarse como el arte más antiguo de la escalada sobre roca, pues resultaba más evidente de ascender y proteger que las placas o los desplomes.

INTRODUCCIÓN

La escalada en fisuras podría considerarse como el arte más antiguo de la escalada sobre roca, pues resultaba más evidente de ascender y proteger que las placas o los desplomes. Al buscar una línea de ascensión a una pared, las fisuras resultaron ser las guías de todos los aperturistas de antaño. Con el desarrollo de los materiales, esto se ha modificado en gran medida. Ahora sí que existen formas de proteger cualquier sección de roca por increíble que sea. Pese a ello, la limpieza y la rapidez de colocar protecciones, nunca será igualada por una ruta de otras características. Esto conlleva a su vez un mayor compromiso con la escalada.

Las fisuras resultan un arte particular. Puedes escalar metros y metros sin agarrar un solo canto con las manos y, sin embargo, con una buena dosis de técnica, conseguir incluso mayor seguridad y reposo en los movimientos.

Dicen que el mejor canto es un empotramiento…

Pero, ¿Qué es un empotramiento? Es la forma de encajar manos y/o pies en la roca de forma que sólo con la fuerza de mantener esa posición, la mano o el pie no se puedan salir de su emplazamiento. Curioso ¿verdad? Pues aquí os explicamos algunas formas de cómo hacerlo. El resto ya es imaginación y experiencia.

TÉCNICAS

Foto: Daniel Gómez 

Una fisura puede ser de tantas formas como puedas imaginar. Grandes, pequeñas, inmensas, minúsculas…. Pero para todas existe una forma de encararlas.

Antiguamente, la mayoría de las aperturas consistían en líneas que se podían ver desde el suelo. Lo que significa a la hora de escalar, fisuras más anchas que uno mismo. A esto se lo denomina chimeneas. Puedes meterte dentro y difícilmente conseguirás protegerlas.

Para escalar en chimenea, la idea básica consiste en la oposición. Esto significa que con uno o varios puntos de tu cuerpo harás fuerza hacia un lado y con otros tantos hacia el otro, manteniéndote empotrado. Suele ser cómodo poner una mano y un pie delante y la otra mano y el otro pie detrás, en el cual a veces podrás sentarte para descansar un poco. En función de sus dimensiones (o de las tuyas), irás más o menos abierto de brazos y piernas.

Esto es conocido como escalar en "X", y con esta misma técnica podremos solucionar otros muchos pasos o secciones.

Foto: Daniel Gómez 

Como en el caso de los diedros. En ellos, la posición más cómoda la encontraremos generalmente con los pies abiertos, uno en cada cara del diedro ( o sea, en "X"). Las manos, por el contrario, irán alternándose entre las dos caras y la fisura del córner, si la hubiere.

Otra forma de escalar algunas fisuras es la babaresa o técnica Dülfer. Este método se basa en la oposición igualmente, solo que para ello utiliza un labio de la fisura para las manos y los pies irán en oposición. Ya sea sobre el otro labio, la pared de enfrente, algún canto de pies que vimos en la placa, etc.


Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »

¿Necesitas ayuda?


O llama al 974 215 497 (Horario: L a V de 9h a 19h)

icon Descárgate nuestra App

  • icon
  • icon
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
Partner
www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo
© 1995-2019 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.