Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Blog de Montaña

22 de Diciembre de 2021

Jost Kobusch llega al Everest. Comienza su expedición invernal en solitario

0
Una tienda, sin asistencia: así es el campo base de Jost Kobusch en el Everest invernal.
Jost Kobusch y su minimalista campo base invernal en Everest. Foto: Jost Kobusch
Jost Kobusch y su minimalista campo base invernal en Everest. Foto: Jost Kobusch
Tras más de 1 mes en el Khumbu, aclimatando, disfrutando, y consiguiendo incluso algún seismil virgen, el joven alemán de 29 años Jost Kobusch ya ha llegado al Everest e instalado su campo base. Siempre que algo así pueda considerarse campo base: una tienda y poco más. Una aproximación minimalista sin asistencia en un lugar en el que no hay nadie más en este momento, ni se espera que lo haya en los próximos meses.

Este campo base será en realidad un avanzado en el que permanecerá las temporadas en las que trabaje en la montaña. Entre ellas, descenderá hasta la aldea de Lobuche, a 3 horas de camino. En cualquier caso, un campo base avanzado en el Everest invernal, con una sola persona, sin asistencia, y apenas 200 kilogramos de material, es algo inaudito.

Como en su anterior expedición, vuelve a elegir la ruta de la arista oeste y el corredor Hornbein. Es lógico, porque una sola persona es casi imposible que pudiera gestionar el trabajo en la cascada de hielo del Khumbu. Pero este camino tiene un serio problema: la dificultad de acceso al comienzo de la arista, en el Lho La.

El collado Lho La es un viejo paso comercial que separa Nepal y Tíbet que, si bien antiguamente permitía el paso de yaks, con el retroceso glacial se convirtió en una pared de roca que comporta una difícil escalada. En 2019 ya afirmó que “escalar las secciones más duras en solitario ha sido un verdadero desafío”, al encontrar pasos muy técnicos, y por ello el próximo invierno fijará cuerda en los puntos más comprometidos de la muralla, tanto para poder volver a ascender a través de la pared como para asegurar un descenso rápido. El resto de la ruta será en completo estilo alpino.

Jost Kobusch, abriendo en solitario en 2019 la ruta hasta el Lho La. Foto: Daniel Hug
Jost Kobusch, abriendo en solitario en 2019 la ruta hasta el Lho La. Foto: Daniel Hug
Sobre sus posibilidades, es consciente de que son escasas, pero conviene recordar que, en 2019, a pesar de escalar a través de una ruta que transita por terra incognita invernal, consiguió llegar aproximadamente hasta unos 7.400m de altitud. Éste año, sin abandonar una posibilidad mayor si surge, su objetivo es alcanzar los 8.000m, en donde comienza el corredor Hornbein, y ver qué condiciones existen en invierno allá arriba; considera que así estaría preparado para el salto definitivo en una futura tercera visita invernal a la montaña.

Tags:
everest Jost Kobusch himalaya Nepal ochomiles Invernal expediciones

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.