Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Blog de Montaña

24 de Marzo de 2021

1ª cima invernal al K2. Crónica de Mingma Gyalje Sherpa

2
Mingma Gyalje Sherpa publica una larga crónica de lo acontecido en el K2, en cuanto él y sus compañeros consiguieron la 1ª cima invernal de la historia.
Mingma G, tras su regreso al campo base. Feliz, pero marcado. Foto: FB Mingma G.
Mingma G, tras su regreso al campo base. Feliz, pero marcado. Foto: FB Mingma G.
El pasado día 16 de enero, un grupo de 10 alpinistas nepaleses alcanzaba por primera vez en la historia la cumbre invernal del K2.

Habían sido décadas de intentos hasta que ellos lo consiguieron. Abrieron la ruta, cargaron con cantidades ingentes de cuerda y material mientras subían, y además entraron los 10 en cima juntos cantando su himno nacional.

Después han venido las alabanzas, y las críticas. Sin embargo, el esfuerzo que tuvieron que hacer fue casi inhumano y, en estos momentos, quizás no haya otro grupo en el mundo capaz de realizar algo así en tan poco tiempo, y cargando y trabajando.

Mingma G., el líder de una de las dos expediciones que se unieron para alcanzar la cumbre, publica ahora todo lo acontecido desde que empezó en Nepal a preparar la expedición hasta el día de cima.

Para la historia quedan los nombres. Los miembros del equipo de Nirmal Purja fueron él, Mingma David, Dawa Temba Sherpa, Pemchhiri Sherpa, Gelje Sherpa, y Mingma Tenzi Sherpa. El equipo de Mingma G estaba compuesto por él, Dawa Tenzing Sherpa y Kilu Pemba Sherpa. Y el equipo de Seven Summit Trek aportó a Sona Sherpa para apoyar, ya que la montaña para los clientes de SST la estaban abriendo estos otros dos grupos independientes.

K2 invernal: 1ª cima de la historia. Foto: FB Mingma G
K2 invernal: 1ª cima de la historia. Foto: FB Mingma G

¿Era necesario ir al K2?

Desde el principio he afirmado que mi expedición era por el orgullo de Nepal, por la comunidad montañera de Nepal y por la futura generación de alpinistas nepaleses.

Los sherpas nepaleses somos considerados como la columna vertebral de la escalada de los ochomiles, y cuando me di cuenta de que no había ningún nepalés en la lista de primeros ascensos a ochomiles me sentí avergonzado. El K2 era el último que quedaba por coronar, y si no lo hacíamos nosotros, perderíamos la última oportunidad.

La razón es sencilla: nos sentimos orgullosos del legendario Tenzing Norgay por conseguir la primera cima de la historia en el Everest, y quería que nuestros futuros alpinistas nepaleses se sintieran orgullosos porque nosotros conquistáramos el K2.

Esta es la razón que me llevó este año a prepararme concienzudamente para el K2 invernal este año.

Convenciendo a la familia

Cuando anuncié mis planes para el K2, muchos amigos se interesaron. Pero en un año como éste, con la crisis y el desempleo que ha creado el COVID-19, casi nadie podía gastar el tiempo ni el dinero necesario. Así que decidí poner yo todo el dinero, para mí y 3 compañeros sherpas que han trabajado conmigo. Los 4 nos conocemos desde que nacimos, somos del mismo pueblo.

Pocos días antes de partir uno de ellos decidió no tomar parte de la expedición. Esto provocó una fuerte presión de las esposas de Dawa y Kili para que tampoco fueran. Ambos trabajan en Noruega en verano, y sus jefes allí también les pedían que no fuera. En realidad, era un consejo sensato.

Esto me provocó problemas, porque lleva de 4 a 6 semanas conseguir un permiso de escalada en Pakistán, y no podía cambiar los miembros en el último minuto. Si hubiera sido más fácil, no habría tenido problemas para conseguir otros alpinistas, porque yo pagaba con los gastos, y además cobraban por los espónsors de material.

Finalmente les convencí a ellos dos, y partimos rápido a Pakistán, antes de que cambiaran de opinión.

Hasta el campo base

Llegamos a Pakistán el 7 de diciembre. Recibimos el permiso y el 10 volamos a Skardu.

El 13 de diciembre comenzamos la aproximación desde Askoli, ya con nieve. Nuestros porteadores provenían de Baltistan, muy fuertes y siempre alegres. Nos llevó 6 días alcanzar el campo base, y desde el segundo tuvimos que abrir huella en nieve profunda, no fue fácil.

El 18 de diciembre llegamos al campo base, y dí 4.000 rupias pakistaníes de propina extra a cada porteador, además de toda la comida fresca para su vuelta a casa.

Ellos fueron quienes comenzaron a forjar nuestro éxito en el K2.

¿Solo 3 miembros? El dilema del comienzo del invierno

Siendo solo 3 alpinistas, muchas personas y artículos de prensa nos decían que no seríamos capaz de alcanzar la cumbre. Los buenos amigos nos animaban, pero también hubo gente que nos intentaba desmotivar. Al final nos superamos, y en total en tan solo 11 días de escalada por encima del campo base conquistamos el K2.

Los días 19 y 20 descansamos. La razón fue el debate sin fin sobre qué invierno seguir, el meteorológico (del 1 de diciembre al 28-29 de febrero) o el astronómico (del 21 de diciembre al 21 de marzo). Como no queríamos controversia, decidimos esperar hasta el 21 para empezar.

Pensábamos que podíamos finalizar la expedición en 3 semanas, si el tiempo permanecía estable, porque la ruta hasta el campo 1 ya había sido abierta (por Ali Sadpara, Sajid Sadpara y John Snorri), y podíamos empezar a trabajar por encima del campo 1. Además, al ir sin clientes, teníamos que cargar menos, no teníamos que estar subiendo y bajando guiando y facilitándoles la aclimatación, y podíamos avanzar más rápido.

En ese momento no esperábamos ayuda del resto de equipos, y teníamos mucha confianza en nosotros mismos.

Comenzamos la escalada del K2

El 21 de diciembre abandonamos el campo base. Al estar abierta la ruta, fuimos rápido y directo al campo 1 cargando 1.200m de cuerda, estacas de nieve, tiendas, comida y nuestro equipo, y pasamos allí la noche. Siempre les estaremos agradecidos por la cuerda hasta este campo.

El día 22 de diciembre comenzó nuestro trabajo fijando cuerda hacia el campo 2. Nos llevó 7 horas llegar. No podíamos creer que habíamos abierto y equipado la ruta en tan solo 1 día. Partimos en un día soleado, pero el viento fue creciendo. Teníamos miedo de las congelaciones, así que trabajábamos con las manoplas, y esto nos molestaba en las maniobras de clavado y de nudos. Kili lideró la mayoría del terreno, y yo abrí las partes más técnicas de hielo.

Sobre las 4 de la tarde terminamos de equipar la última parte de la Chimenea, y descendimos rápidamente. Ya era de noche cuando estábamos de vuelta en el campo 1, bajo la luz de nuestros frontales. Pasamos otra noche en el campo 1, y el día 23 volvimos al campo 2 cargando tiendas, cuerda y material de escalada.

Fue un día muy ventoso, la escalada fue agotadora, y pasamos mucho frío. Corrimos el riesgo de subir al campo 2 en un día así porque ya habíamos instalado la cuerda. Dejamos el equipo en el campo 2, y regresamos de tirón al campo base, llegando de nuevo de noche bajo la luz de los frontales. En realidad, estábamos al final demasiado cansados para encontrar la ruta, así que llamamos a nuestro cocinero y vino a buscarnos.

El parte indicaba 3 días de mal tiempo. Entonces ya había llegado el otro grupo nepalés, liderado por Nirmal Purja.

Hasta los 7.000m

Descansados tras pasar 3 días en el campo base, planeamos llegar todo lo arriba que pudiéramos, y el parte anunciado del 28 al 30 de diciembre parecía perfecto.

El 27 subimos al campo 1, y el 28 instalamos el campo 2 superior a 6.800m. El mismo día, tras instalar el campo, Kili y yo fijamos 400 metros de cuerda más, y volvimos al campo a la luz de nuestros frontales. Pasamos nuestra primera noche allí.

Abriendo por encima del campo 3 japonés. Foto: FB Mingma G.
Abriendo por encima del campo 3 japonés. Foto: FB Mingma G.
El 29 trasladamos el campo a 7.000m de altitud. Nos llevó casi 2 horas cavar el hueco para instalar las tiendas, perdiendo media jornada. Después de ello, Dawa Tenjin bajó al campo 2 a recuperar el resto del material, y yo empecé a fijar la cuerda en la Pirámide Negra. Kili se quedó en el campo 2 porque le dolía el pecho y su nivel de oxígeno estaba bajo.

Al final del día nos juntamos de nuevo los 3 en el campo 2, con la idea de fijar hasta el campo 3 al día siguiente. De los 900 metros de cuerda de 6mm de alta calidad y muy ligera de cargar queríamos guardar al menos 600 para el día de cima, y con los 300 metros restantes no nos daba para llegar al campo 3. Así que nos tuvimos que coordinar con Nirmal Purja.

Vistas entre el campo 2 y el 3. Foto: FB Mingma G.
Vistas entre el campo 2 y el 3. Foto: FB Mingma G.
El equipo de Nirmal Purja había llegado ese día al campo 2 bajo. Así que les pedimos cooperación con la cuerda para el día siguiente. Aceptaron.

Hacia el campo 3 con Nirmal Purja

Yo había oído hablar de Nims, y Nims de mí, pero no habíamos hablado antes. Una vez en 2019 nos cruzamos y nos dimos la mano, pero nada más. Al día siguiente, 30 de diciembre comenzamos a fijar la cuerda y a cortar la vieja para reusar la que se podía.

Espero que no vuelva la polémica al decir esto: nos aseguramos de la seguridad de los alpinistas, y ningún accidente tuvo lugar en estos puntos.

Llegamos hasta los 7.300m, justo debajo de la sección de hielo antes del campo 3. En ese momento llegó Mingma Tenzi, del equipo de Nirmal Purja, y nos ayudó a tirar los 90m de cuerda a través del hielo, hasta que paramos y depositamos los 600 metros de cuerda restantes. El campo 3 suele estar 200 metros por encima de ese punto, así que descendimos porque se hacía tarde.

Unos 200 metros por debajo nos cruzamos con Nirmal, que cargaba con 200 metros de cuerda de 10 mm bastante pesada. Fue bonito verles: a pesar de que ni Mingma Tenzi ni él estaban aclimatados, subieron hasta el campo 3 cargados de cuerda para ayudarnos. Habíamos hecho mucho del trabajo duro del K2, pero quedaba el camino al campo 4 y a cumbre.

En el campo a 7.000m, los 5 nepaleses nos presentamos formalmente unos a otros, compartimos té, y discutimos nuestros planes.

A los 5 minutos ya habíamos decidido que su equipo y el mío serían uno solo. No estábamos guiando, y ambos escalábamos por Nepal y comunidad de la montaña.

Esa noche fue horrible. El viento no cesaba, y Kilu comenzó a quejarse de dolor en el pecho. Su nivel de oxígeno era solo de 43, lo que era preocupante. Le administramos oxígeno, pero decía que con él respiraba peor, y se lo quitó. La noche pasó y descendimos al campo base el día 31, cruzándonos por debajo del campo 1 a algún miembro de Seven Summit Treks, en su primera incursión en la montaña.

Mal tiempo, pero perfecto para nosotros

Nirmal Purja nos invitó a su campo para la cena de año nuevo. Me provocó una cálida sensación, y esa noche sirvió para conocernos y crear un ambiente muy bueno entre ambos equipos.

Para el día 2 habían dado bueno, un día perfecto para abrir hasta el campo 4, pero estábamos demasiados cansados, y decidimos esperar hasta la siguiente ventana de buen tiempo, que se anunciaba como pronto para el 8. Esto nos fue genial, porque Kili estaba enfermo, y yo tenía los pies heridos por las botas, y pudimos recuperarnos.

El día 10 de enero, el equipo de Nirmal subió hasta el campo 2 para comprobar el equipo y llevar cuerda, oxígeno y otros materiales. Al llegar allí descubrieron que no quedaba nada: el viento se había llevado todo. Al regresar nos reunimos para discutir nuestro nuevo plan.

Planes para cima

Para el día 12 daban algo de viento en altura, el 13 y el 15 daban bueno, el 14 soleado pero con viento fuerte, y el 16 no era bueno del todo. Así que pensamos que había que intentar la cumbre el día 15, si el viento permanecía estable todo el día, y si no, al menos, podríamos fijar la cuerda hasta el campo 4.

Decidimos que Nirmal Purja y su equipo partían el día 12 y nosotros el 13, descansando ambos el día 14 en el campo 3. Así ellos llegaban al campo 3 antes, veían qué parte de nuestro equipo se había perdido, y lo podíamos subir, llegando de tirón del campo base al 3. Por suerte, todo el equipo estaba intacto dentro de la tienda rota.

Nos avisaron de que los otros equipos no venían porque no habían aclimatado bien, no tenían nada instalado por encima del campo 2, y no estaba tirada la cuerda por encima del campo 3. Tampoco nadie creía que pudiéramos alcanzar la cumbre si lo intentábamos.

Entonces Nirmal tuvo la idea de que llegáramos todos juntos a la cima y cantando el himno de Nepal. Esto hizo que todos nos sintiéramos muy ilusionados y patrióticos. Nos dio el empuje de energía y coraje que necesitábamos.

Hacia la montaña

Siguiendo el plan, el equipo de Nirmal Purja partió el 12 de enero hacia el campo 2, y llegaron sobre las 3 o las 4. Cargaban mucho peso. A la mañana siguiente comenzamos a escalar a las 3:30am. A las 11am llegamos al campo 1, limpiamos la tienda, y cargamos con nuestros sacos de dormir, que habíamos dejado allí. También pillamos la tienda, por si necesitábamos por encima de los 7.000m.

Desde allí vimos al equipo de Nims por encima de la Chimenea House, y supimos que no les iba a dar tiempo de llegar al campo 3. Estaban cansados de la carga tan pesada del día anterior, con 35 kilos cada uno, porque no habían subido nada anteriormente hasta los 7.000m. Les dijimos que dejaran allí la cuerda, y la cargaríamos nosotros al pasar, porque al tener arriba nuestro oxígeno y cuerdas, íbamos más ligeros. Entonces Nirmal nos llamó y nos dijo que nuestro material del campo 3 estaba bien.

La Chimenea House. Foto: FB Mingma G.
La Chimenea House. Foto: FB Mingma G.

Difícil decisión a 7.000m

El 13 de enero por la noche nuestro campo estaba instalado bajo la Pirámide Negra, y el suyo sobre ella. Cerca, pero a 2 horas de escalada los unos de los otros. Por la noche, Nims, Dawa y yo hablamos por walkie-talkie sobre el plan que debíamos seguir.

Nirmal afirmó que el plan del 15 debía cambiarse al 16 por variación del parte meteorológico, para ese día era mejor. Su parte mostraba fuerte viento para el 14, y podíamos sufrir severas congelaciones. Pero me llegó mi nuevo parte, que mostraba buen tiempo el 14, y fuerte viento el 15.

Lo compartí con ellos, pero dudaban, porque venía de Nepal, y el suyo era de expertos extranjeros. No sabíamos si continuar hasta el campo 3 o descansar, así que decidimos dejarlo para la mañana siguiente, al recibir el nuevo parte.

Por la mañana mi nuevo parte informaba de mejor tiempo el 14 que el 15. Lo miramos Nirmal y yo, y también vimos que no había viento. Decidimos ir hasta el 3, pasar allí la noche, y también hablamos que podíamos emplear un día extra en equipar hasta el 4, y poder comprobar las condiciones de la zona alta de la montaña. Estuvimos de acuerdo.

Llegamos al campo 3, y nos alegramos de haber tomado la decisión. Fue un día soleado y con poco viento.

Abriendo por encima del campo 3

El equipo de Nims alcanzó el campo 3 1 hora antes que nosotros, así que cuando llegamos ya habían instalado el campo mientras Nirmal y 2 compañeros estaban fijando cuerda por encima de él.

A las 5pm aún estaban tirando cuerda, les dijimos que volvieran, pero continuaaron, hasta fijar casi 300 metros y agotar las estacas de nieve antes de descender. Llegaron al campo casi de noche.

Dudábamos de si al día siguiente descansar o seguir fijando hasta el 4. Al final, quienes habían descansado en el 3 partían a la mañana siguiente, y así todos estábamos igual de descansados y cansados al haber dividido el trabajo. Teníamos 1.200m de cuerda para el ataque a cima, y decidimos que cada uno cargaríamos con 100, y dividiríamos también las estacas y tornillos.

Esperábamos fuertes vientos esa noche, pero fue tranquila y dormimos bien.

Gestionando la grieta al campo 4

El 15 nos encontramos con buen tiempo del campo 3 hacia arriba, y subimos 300 metros, hasta el punto al que habíamos llegado el 30 de diciembre. A partir de ese punto seguimos abriendo Mingma Tenzi, Mingma David, Sona y yo hacia el campo 4.

Fijé 200 metros por encima de donde había llegado Nirmal el día anterior. Esperé a Mingma David y Mingma Tenzi para que me trajeran más cuerda. Les dije que quizás podríamos tirar hacia la izquierda y seguir la ruta Cesen, pero David dijo que era mejor seguir la ruta de verano. Ya habiamos subido por ella en verano con éxito, y la otra vía era una incógnita, así que seguimos por ella.

Fijamos otros 200 metros, y justo antes de la muralla antes del campo 4, encontramos una enorme grieta que era imposible de superar. Lo intentamos más a la derecha, y tampoco. Descendimos algo para intentarlo por la izquierda, y lo mismo. Así que regresamos al campo 3 y comenzamos a fijar cuerda de nuevo por la ruta que había sugerido.

La grieta continuaba, pero había un punto en el que un serac había colapsado cubriendo la parte superior de la grieta. Era complicado y arriesgado cruzar, pero me aseguraba Mingma Tenzi y lo hice, fijando la cuerda. Seguí 100 metros abriendo en nieve fresca hasta que no pude más y me sustituyó Mingma Tenzi.

Ese día tuvimos muy buen tiempo por encima del campo 3, pero sin embargo quienes estaban por debajo de 7.000m sufrieron de fuerte viento.

El K2 nos aceptó

A las 3 de la tarde hora local del 15 de enero llegamos al campo 4, y nuestra primera reacción fue que el K2 invernal estaba a nuestro alcance y nos abrazamos.

El camino del campo 3 al 4 suele llevarnos 2 horas, pero nos costó 8 encontrar y equipar el nuevo camino. No pensábamos que nos fuera a costar tanto. Siempre que estamos en la montaña rezamos a ella, y dimos las gracias a la Diosa K2 por aceptarnos.

Para el día 16 se anunciaba un tiempo fantástico, así que planeamos partir a la 1am, con 14 horas máximo para llegar a cumbre y regresar.

Día de cima

Nos levantamos sobre las 12am. Aún me sentía muy cansado del día anterior, así que abandone mi plan de no utilizar oxígeno. Nims Dai, Kili, Dawa Tenjin, Sona, Dawa Temba y Mingma Tenzing tiraron por delante mientras intentaba arreglar mi regulador de oxigeno, que no funcionaba, y me tuvieron que dar un recambio. Con todo esto mi mano se enfrío, y tuve que volver al interior de la tienda a calentarla.

Cuando por fin salí, algunos ya estaban cerca del campo 4. Pem Chhiri y Gelje salieron detrás de mí. En 2 horas Mingma David y yo llegamos al campo 4, con viento frío. El tenía allí su botella de oxígeno, y yo cargué 20 metros de cuerda, y seguí. No me di cuenta de que él se estaba ajustando la bota, así que lo hice solo. Le esperé, pero con el viento me quedaba helado, así que seguí.

Pem Chhiri tras Mingma G. Foto: FB Mingma G.
Pem Chhiri tras Mingma G. Foto: FB Mingma G.
Casi abandoné por el frío, y temía por mis dedos. Eran las 5am. El sol suele salir a las 6, así que continué. En pocos minutos, el viento cesó y vimos los primeros rayos de sol. Cuando me alcanzaron, paré 20 minutos para calentarme. Por detrás venían Pem Chhiri, que también se había detenido, y lejos Mingma David y Gelje juntos. El sol nos dio energía extra.
El amenazante serac por encima del cuello de botella. Foto: FB Mingma G.
El amenazante serac por encima del cuello de botella. Foto: FB Mingma G.
Los que iban por delante ya habían comenzado a instalar la cuerda en la parte baja del cuello de botella. Intentaba alcanzarlos. Todo el equipo nos juntamos en la travesía después del cuello de botella.

Mingma Tenzi lideraba, y Dawa Tenzing y Sona le aseguraban. Cada uno llevaba 100 metros de cuerda, y casi se les había acabado. Nosotros ya llegábamos, y llevábamos 400 metros más, lo suficiente como para llegar hasta cima.

Pema Chhiri escalando por encima del cuello de botella. Foto: FB Mingma G.
Pema Chhiri escalando por encima del cuello de botella. Foto: FB Mingma G.
200 metros bajo cumbre paramos a tomar té, y dejamos ahí 100 metros porque no nos hacían falta. Descansamos un poco y de nuevo Mingma Tenzi fue primero. Desde allí hasta cumbre tardamos 4 horas. Íbamos todos juntos en línea, y nuestro plan era parar 10 metros antes de cima y llegar juntos a ella.

Nos juntamos allí, y Mingma Tenzing puso mi piolet como último anclaje. Entonces nos acercamos a él, y en línea echamos a andar con nuestra Gopro de 360º conectada. Cada uno de nosotros se sintió tratado igual, La unidad en el equipo fue total. Estábamos a un paso de cumbre y estábamos emocionalmente conectados con un suceso histórico. Así que no caben preguntas sobre quién llegó antes y quién después.

Empezamos a movernos cantando el himno nacional de Nepal. Era mi tercera cumbre en el K2, pero a la vez me sentía conectado con el orgullo de una nación, y unido emocionamente a mis compañeros. Un momento muy emocionante. Tenía lágrimas en los ojos y mi cuerpo temblaba, con la piel de gallina.

No hubo agenda individual, no hubo ambición individual, solo solidariada y fuerza unida con una visión compartida. Muy orgulloso de todo el equipo por conseguir este logro para Nepal y el resto de la humanidad a través del trabajo duro, el esfuerzo sin egoismo y, más importante, la unidad. Probando que nada es imposible, compartiendo este momento con las comundiades de todo el planeta.

El calentamiento global y el cambio climático es uno de los mayores retos a los que se enfrenta el mundo. La raza humana necesita unirse para enfrentar este problema. Si permanecemos unidos, nada es imposible.

Ningún miembro del equipo hemos sido capaces de describir lo que sentimos en ese momento.

K2 sin oxígeno para Nirmal Purja

Que Nims consiguiera la cumbre sin oxígeno fue una sorpresa para mí. También tenía ese plan, pero el trabajo duro del día 15 me dejó sin casi energía para la cumbre.

En el campo base habíamos hablado sobre ello. Nirmal nos dijo que al menos uno teníamos que subir sin oxígeno, porque sabíamos que se hablaría y habría debate sobre ello.

En mi equipo Kili y Dawa estaban dispuestos, pero no se lo permití, porque prometí a sus esposas que volverían sanos y salvos. En el equipo de Nirmal era difícil que alguien pudiera, porque nosotros habíamos subido más arriba de 7.000m, pero ellos no estaban bien aclimatados.

El día de cumbre, al encontrarnos en la travesía, no me di cuenta de que Nirmal no llevaba oxígeno. 300 metros bajo la cumbre me percaté. Pregunté si se le había terminado, y Kili me contestó que no lo había usado en ningún momento.

Al día siguiente lo hablamos. Es casi increíble pensar que lo hiciera sin estar bien aclimatado, y en su segunda rotación en la montaña. Aún así asumió el riesgo. Incluso comprobé todas mis fotos del día de cima para comprobarlo. Pensé ¡Este tío es capaz de hacer cualquier cosa en la montaña! Ha roto todos los récords, incluso el K2 en invierno sin oxígeno.

En el campo base empezaron a llegarnos los mensajes preguntando sobre el uso de oxígeno. Nos reíamos leyéndolo, porque los esperábamos. Nims decía que tampoco era tan rato que la comunidad sherpa y pakistaní pudiera escalar sin usarlo. Hubo quien lo alabó por ello, y hubo quien lo criticó. Pero siempre será admirada su escalada.

Conclusión

Había 4 equipos en el K2 invernal, y todos querían ser los primeros. Todos conocían la historia del K2, y el riesgo que había que asumir. Dos grupos nepaleses unidos a 7.000m lo conseguimos.

8 de los 14 ochomiles están Nepal, y todos habían sido ascendidos en invierno por nuestros colegas extranjeros. También el Shisha Pangma y 4 de los pakistaníes. Los sherpas somos la columna vertebral de los ochomiles, y habría sido una pena que no hubiéramos conseguido ninguno. Por eso hicimos este esfuerzo conjunto, por Nepal y la comunidad nepalesa de la montaña.

La gente había empezado a pensar que el K2 no podía ser ascendido en invierno. Solo nosotros sabemos la presión que tuvimos, el esfuerzo que tuvimos que hacer, lo mucho que sufrimos a -65ºC y con viento frío. Ni siquiera podemos explicar lo mucho que nuestras familias sufrieron preocupándose por nosotros. A la vuelta pudimos leer muchas críticas de gente desde el sofá.

Superando todo eso conseguimos la cima el 16 de enero.

Nos sentimos muy tristes de los accidentes, y rezamos mucho para que se produjera un milagro a partir del 5 de febrero. Mis más sinceras condolencias a las familias, Seguimos rezando por la paz de sus almas.

Tags:
k2 Invernal

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
2 comentarios
2. Aiñei - 26 Mar 2021, 16:02
Gran aventura, pero poco respetuosa con la naturaleza. ¿Qué sentido tiene el éxito sin compromiso con la naturaleza?¿Podemos plantearnos una aventura sabiendo que vamos a abandonar botellas de oxígeno en la montaña? ¿Se puede plantear una ascensión sabiendo que vamos a abandonar cuerdas fijas, tiendas, … en la naturaleza? En el alpinismo siempre que realicemos una actividad deberíamos ser lo mas respetuosos posibles con la naturaleza. Si en una actividad, por una emergencia, tenemos que abandonar material no biodegradable deberíamos volver a la montaña para limpiarla y volver a dejarla como estaba. Nunca deberíamos plantearnos una ascensión sabiendo que vamos a abandonar material en la montaña. Para dar validez a una ascensión o actividad se debería tener en cuenta el grado de compromiso con la naturaleza en dicha aventura.
Comentario ofensivo
1. lonami - 25 Mar 2021, 14:48
Está muy bien escuchar la ascensión más detallada. Muchas gracias.
Comentario ofensivo