Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
aceptar
«Portada
«Noticias
18 de Octubre de 2019

Kilian Jornet: recuento de su mes en el Khumbu y su intento al Everest

Por Barrabes - 0

Kilian Jornet en el Everest. Foto: Kilian Jornet
Kilian Jornet en el Everest. Foto: Kilian Jornet

Kilian Jornet hace recuento de lo acontecido durante el mes que ha pasado en Nepal. “Fui para pasar tiempo con la familia y también para entrenar y hacer montaña. Con este viaje Maj conoció por primera vez la montaña y la cultura local. Desde que subí al Everest en 2017 muchas cosas han cambiado. La más importante es que ahora tenemos una hija, Maj. Con Emelie queremos intentar que nuestra hija pueda amar lo que a nosotros nos apasiona. Por ello planteamos unas vacaciones muy diferente este año. Fuimos a Nepal como cada año, pero Maj se vino con nosotros.”

Sigue sin definir el proyecto concreto que tenía en mente, principalmente porque eran varios los que tenía en mente, con su permiso para Lhotse y Everest, según las condiciones y la meteo. Pero estas han distado mucho de ser las ideales, con mucha nieve y precipitaciones, por lo que no ha podido completar ninguno, “pero a pesar de todo he disfrutado mucho de las montañas aun con las malas condiciones.”

Como ya es sabido, consiguió un ascenso en Everest hasta los 8.300m “siguiendo una variación de la ruta que los polacos llevaron a cabo en los años 80. Lo hice siguiendo el estilo "fast & light" con el que me gusta ir a la montaña. Di media vuelta al llegar a 8.300m por las malas condiciones y el peligro de aludes. Aunque no hice cumbre la experiencia fue muy enriquecedora: ir con el mínimo material posible, estar solo en la montaña y pensar en nuevos proyectos.”

De hecho, el resto de expediciones presentes en la montaña no pasaron del campo base, debido a un gran serac que amenazaba con desprenderse arrasando todo a su paso en la Cascada del Khumbu. Cuando los demás abandonaron, el esperó y cruzó la zona de riesgo con Carlos Llerandi, su única compañía. “Al día siguiente subí hasta 7.500m por la canal izquierda del espolón de los ginebrinos para aclimatarme y bajé hasta el campo 2, que instalamos en 6.400m. Después de pasar unas horas descansando, comenzó la aventura. La medianoche del 4 de octubre empecé a subir desde el C2. Al llegar a 7.400m, y ver la gran cantidad de nieve y de capas debidas a un alud, decidí variar un poco mi ruta y dirigirme hacia el espolón sureste ya que es más rocoso y queda mejor protegido de los aludes. Seguí avanzando hasta 8.000m con nieve muy profunda e inestable. Entonces decidí dirigirme hacia la ruta normal, cruzando hacia la derecha, para ver si las condiciones habían mejorado. Cuando llegué a las pendientes del Coll Sur en el Balcón, vi que las condiciones eran malas. Había una capa muy inestable, así que alrededor de los 8.300m y antes de llegar al Balcón decidí girar y volver a bajar.”

También comenta sobre su nueva manera de ver estas expediciones: “Uno de mis objetivos es intentar eliminar los campos base y toda la logística que implica. En este sentido, Nepal ofrece una oportunidad única ya que los pueblos están muy cerca de la montaña. Así, llevando todo el material en la mochila y quedándome en un lodge en Gorakshep, pude salir dede allí directamente hacia la montaña, pasando sólo una noche fuera. Este tipo de expedición es lo que más se parece a lo que hago en Noruega o en los Alpes. Casi no requiere logística ni ningún sistema complejo como los que tienen habitualmente las expediciones (tiendas, porteadores, cocineros ...). Así, sólo llevo lo que me puedo llevar desde casa.”

Y es que, como ya se sabe, la forma de entender la montaña de Kilian es muy personal:

“Fue muy especial estar solo en la montaña. Carlos era la única persona que había en el C2. Haciéndolo de una sola tirada es una experiencia brutal para mí; me siento como un animal intentando escalar. Es la forma en que me siento más conectado con la montaña, y me sería muy difícil poder encontrar este sentimiento si no lo hiciera con este estilo, con esta logística o en estaciones del año diferentes. Aunque el objetivo deportivo es más difícil de alcanzar, lo que me aporta es mucho más intenso y positivo para mí.”

Tags:
kilian jornet everest

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

¿Necesitas ayuda?


O llama al 974 215 497 (Horario: L a V de 9h a 19h)

icon Descárgate nuestra App

  • icon
  • icon
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
Partner
www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo
© 1995-2019 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.