POLÍTICA DE COOKIES
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
«Portada
«Noticias
28 de Mayo de 2018

Ines Papert y Luka Lindic sobreviven a una avalancha; fin expedición Shisha Pangma

Por Redacción Barrabes.com - 0

Ines Papert y Luka Lindic en el Shisha Pangma. Foto: Ines Papert, Luka Lindic
Ines Papert y Luka Lindic en el Shisha Pangma. Foto: Ines Papert, Luka Lindic

La alemana Ines Papert y el esloveno Luka Lindic partieron hacia Tíbet con la intención de abrir una nueva ruta en estilo alpino en la inmensa muralla sur del Shisha Pangma, el ochomil situado en la meseta tibetana.

“Este año éramos los únicos que íbamos a intentar la sur del Shisha Pangma. Queríamos escalar en estilo alpino. Tan solo contábamos con apoyo del cocinero Nima y su ayudante Carsong. Sin sherpas, sin cuerdas fijas, sin botellas de oxígeno. Queríamos ser un equipo pequeño”, afirma Ines Papert.

Para aclimatar, aunque en sí ya se trata de una actividad importante, decidieron intentar una nueva vía el cercano Nyanang Ri (7.071m), a través de su flanco sur, bastante exigente en su parte alta.

“Transportamos todo el material y esperamos a que llegara una ventana de buen tiempo de 2 días. El 30 de abril parecían buenas las posibilidades de poca precipitación. Nos pusimos a ello, y alcanzamos el 2º vivac, a 6.300m. Queríamos alcanzar la cumbre de tirón desde allí. Pero la noche entre el 30 de abril y el 1 de mayo tuvimos una experiencia crucial.”

La tienda en la grieta del Nyanang Ri. Foto: Papert-Lindic
La tienda en la grieta del Nyanang Ri. Foto: Papert-Lindic

Habían instalado su tienda en una grieta del glaciar, y todo pintaba bien. “Nos sentíamos seguros y bien protegidos. Pero la noche trajo nevadas continuas. Alrededor de las 5am la ladera entera empezó a deslizar. Nos despertamos y notamos lo que ocurría inmediatamente, y lo severo de la situación.”

Tocaba salvarse: “Mientras que Luka salía por la puerta de la tienda, yo abrí un agujero en la pared, había entrado en pánico. El espacio y el aire empezaban a ser escasos, y el peso de la nieve ya presionaba mi cuerpo. ¡Teníamos que salir de allí! Luka tiró de mi y me sacó de la tienda, y allí fuera permanecíamos en calcetines mientras veíamos como la nieve engullía nuestra tienda. Luka salvó nuestras botas en el último momento. Si no, habríamos quedado atrapados.

Intentamos recuperarnos del shock en una pequeña cueva de nieve. Sólo podíamos mirar y esperar hasta que todo pasara. Había luna llena, veíamos incluso sin nuestros frontales.”


Sin material, estaban atrapados. Sus cuerdas, piolets, y buena parte del equipo estaban enterradas con la tienda. “Luka empezó a cavar, y en un maratón de 2 horas conseguimos llegar al material que estaba dentro de la tienda destrozada. Inmediatamente empezamos a rapelar en medio de una fuerte nevada. En silencio, no hablábamos sobre lo ocurrido. Cada uno de nosotros teníamos que procesar la experiencia.”

Tras esta experiencia, quedaron en shock durante días. Hasta que finalmente decidieron continuar con la expedición: “Somos escaladores y montañeros. No se puede explicar racionalmente la razón por la que continuamos después de una experiencia así. Hacemos lo que hacemos por pasión. Aunque te plantees las cosas, si dejáramos de hacer lo que amamos, dejaríamos de ser nosotros.”

Decidieron atacar primero el Pungpa Ri, de 7.450m, pero tras ascender hasta 6.500m y tallar un vivac en la pared, Ines se encontró con problemas estomacales que abortaron el intento. “Lo sentí por Luka, que no tenía problemas físicos ni con la altura. Pero se lo tomó bien, y dijo que bajábamos ya.”

Y aquí acabaron las posibilidades de la expedición. Esperaron una ventana de tiempo estable para finales de mayo, que nunca llegó. “Veíamos que nuestras posibilidades disminuían día a día. No habíamos podido aclimatar convenientemente, las constantes precipitaciones habían dejado unas condiciones muy inestables, y no se veía un cambio. El miedo que teníamos tras la experiencia del Nyanag Ri todavía nos calaba los huesos. Así que decidimos finalizar la expedición.”

Ines Papert y Luka Lindic han estado apoyados por Arc’teryx, Lowa, Black Diamond, y la Alpine Association de Eslovenia.

ines-papert.com

Tags:
Ines Papert Luka Lindic Shisha Pangma expediciones ochomiles

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

Suscríbete y ahorra
Ir
Síguenos
© 1995-2018 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.
Todos los derechos reservados. (O)