Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
aceptar
«Portada
«Noticias
15 de Agosto de 2001

Los checos se retiran del K-2

Por Angela Benavides - 

Tenían el doble proyecto de escalar el K-2 y el Broad Peak, pero vuelven a casa con las manos vacías. El mal tiempo no ha dado opción al grupo liderado por Zdeneck Hruby, aunque intentaron la ascensión hasta el último momento.

 
El broad Peak, al que los checos ni siquiera han podido acercarse por falta de tiempo 

La expedición Qgir, de nacionalidad Checa y liderada por Zdeneck Hruby, no ha conseguido hacer cumbre en el K-2 (8.611 m.). Durante semanas han luchado contra el mal tiempo y no tuvieron ocasión de hacer cumbre durante la única ventana de buen tiempo que supuso el éxito para expediciones como la de Pepe Garcés, Young Seok Park, Jean-Christophe Lafaille y Hans Kammerlander. El monzón se ha adelantado y su tiempo de estancia se ha agotado en este proyecto, por lo que tampoco podrán intentar la segunda cumbre que tenían prevista: la del Broad Peak (8.047 m.)

El último ataque a cumbre de los checos estuvo a pocos metros del éxito. El primer fin de semana de agosto habían estaban en el Campo IV, a 7.900 m., dispuestos para el último asalto. El miércoles anterior, una avalancha monstruosa les había hecho pensar que el mayor peligro que les amenazaba (una cornisa con mal aspecto), habría desaparecido, pero no era así. En cambio, esperaban contar con la ventaja de que la "trinchera" abierta por los españoles y coreanos aún estaba hecha, por lo que no tendrían que caminar hundiéndose hasta la cintura (como les había ocurrido entre el Campo III y el IV). Por otra parte, les esperaban los campos de hielo y el cuello de botella, donde ya no había cuerdas fijas. El descenso iba a ser especialmente peligroso.

 
La travesía entre el Campo III y el IV dejó a los Checos al límite de sus fuerzas 

El sábado salieron de la tienda para emprender el ascenso y... no vieron nada. A pesar de la enorme altitud, la niebla cubría todo. Las nubes del monzón habían llegado incluso a los 8.000 metros. En ese momento, sus esperanzas se vinieron abajo, y tomaron la decisión de retirarse. Los expedicionarios, que bajaron con visibilidad nula en mitad de una tormenta cada vez más fuerte, dijeron luego que aquello había sido lo más arriesgado que habían hecho en el K-2, una montaña que "en comparación, hacía parecer al Everest un camino de rosas".

Otros miembros de la expedición que estaban en los campos II y III, planteándose atacar la cumbre en los días siguientes, también se retiraron. Sólo cuando todos estaban de vuelta, el tiempo cambió y salió el sol.

Zdeneck Hruby dijo claramente que la ascensión a una montaña es todo menos la cumbre. Y ellos habían ascendido toda la difícil ruta Cessen, por la cara sur. Repitió que no pudieron hacer cumbre por un súbito cambio de tiempo, el cual convirtió el descenso en el episodio más dramático de toda la expedición y que , dadas las condiciones en que bajaron, podían dar gracias por estar todos vivos.


Artículos relacionados


¿Necesitas ayuda?


O llama al 974 215 497 (Horario: L a V de 9h a 19h)

icon Descárgate nuestra App

  • icon
  • icon
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
Partner
www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo
© 1995-2019 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.