Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
aceptar
«Portada
«Noticias
02 de Febrero de 2006

Renuncia en el Tengkang Poche

Por  - 

Miguel Angel Vidal, Curro González y Guillermo Mateo decidieron renunciar después de dos intentos infructuosos de abrir la primera ruta a la cumbre virgen del Tengkang Poche, de 6.500 metros.

Foto: www.guillermomateo.com 
El Tengkang Poche 

“Hemos decidido regresar después de un segundo intento”, anunciaron los escaladores en su página web. “Vamos a escalar unas impresionantes cascadas cerca de Namche Bazar. Posiblemente llegamos a España antes de lo previsto”.

El intenso frío y el fuerte viento fueron las razones por las que los tres escaladores españoles se vieron obligados a desistir en su objetivo de desvirgar la cumbre de esta montaña ascendiendo por su vertiente nordeste y en estilo alpino.

El Tengkang Poche se encuentra al oeste de Namche Bazar, en el Khumbu, lejos de las tradicionales rutas del Himalaya nepalí. Hace pocos años que las autoridades locales permitieron la escalada de la montaña. “Y desde entonces cuenta con cuatro intentos que no han alcanzado la cumbre”, recordaron los expedicionarios antes de partir.

La nómina de escaladores que se han aventurado en las paredes del seismil no está compuesta precisamente de desconocidos. El primer intento fue en 2002 por parte de un grupo checo-eslovaco dirigido por Radek Lienerth, por el pilar nordeste. El segundo, un año después, corrió a cargo de Nick Bullock, que intentó en solitario la cara nordeste y dejó abierta una vía, “Love and Hate”. El escalador británico lo intentó una temporada después con Nick Carter por la cara noroeste, donde abren una nueva línea, “Edge of darkness”.

La última expedición la había protagonizado este otoño Will Gadd, que también intentó la cara noroeste.

Enorme serac

“El acceso por la pared nordeste es una impresionante cascada de hielo, de unos 800 metros, que llega hasta la base de la montaña en estas fechas y que desaparece el resto del año, volviendo a ser una linda cascada de agua. Efímera y hermosa, como todas las cosas bellas”, había explicado Vidal antes de partir.

Sin embargo, al llegar a la montaña, los escaladores se dieron cuenta también de que parte de la cascada no estaba formada. “El 18 de enero intentamos subir la pared, pero el fuerte viento nos lo impidió. Regresamos al campo base. Nos dimos cuenta de que no se formó la parte baja de la cascada y además hemos visto un enorme serac. El día siguiente volvimos a subir ladeando la vía un poco más a la izquierda”.

En cualquier caso, la variante tomada por el trío español poco ayudó frente a las inhóspitas temperaturas invernales nepalíes. “Después de subir la mitad de la cascada el enorme frío nos obligo a volver otra vez al campo base. Lo intentaremos de nuevo si las condiciones mejoran”. No sería así.

Fuente: www.guillermomateo.com


¿Necesitas ayuda?


O llama al 974 215 497 (Horario: L a V de 9h a 19h)

icon Descárgate nuestra App

  • icon
  • icon
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
Partner
www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo
© 1995-2019 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.