POLÍTICA DE COOKIES
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
«Portada
«Noticias
07 de Agosto de 2000

Yosemite: osos golosos

Por Arancha Vega Rubio - 

En el parque nacional de Yosemite (California), los osos aplican la antigua ley del mínimo esfuerzo para alimentarse, y como si se tratara de los conocidos "Yogui" y "Bubu", molestan a los turistas intentando quitarles sus repletas cestas de merienda.

 
Un oso hambriento no respeta la propiedad ajena. 

No es extraños verlos en los aparcamientos o en las zonas de acampada.

Para "enseñarles" en que zonas no pueden transitar, se están empleando métodos novedosos y a la vez duros: los Rangers del parque les disparan con balas de goma.

Los Rangers esperan poder disuadir a los osos con este armamento tan peculiar, pero aseguran que si éste falla, utilizarán projectiles letales. De hecho, ya han sido tres los osos muertos por disparos de bala este año, los tres considerados como peligrosos.

Esta es una técnica que se está utilizando por primera vez y busca conseguir no sólo que los osos se alejen de las zonas habitadas sino que además recuperen el miedo natural que tienen hacia los humanos.

Según dicen, ellos no ven a los humanos como presas, sino como portadores de comida fácil. Y claro, ellos prefieren robar una cesta de comida repleta de hamburguesas y perritos calientes que salir a buscar pescado crudo y plantas salvajes.

Además la comida humana tiene mucho más aporte calórico que el pescado, los insectos, las plantas o cualquier otra cosa que ellos tuvieran que buscar en la naturaleza salvaje. No hay comparación entre el esfuerzo que supone robar una buena comida de una cesta o estar todo el día extrayendo termitas de un hormiguero.

Educando a los visitantes

 
Con las manos en la masa 

En 1998, el parque intentó un sistema diferente para prevenir encuentros entre osos y visitantes. Concentró los esfuerzos en una campaña educacional para persuadir a la gente de que no dejara comida en sus vehículos. Por aquel entonces, solía haber una media de 20 a 30 entradas a coches por parte de osos cada noche. Sin embargo, cuando la campaña surtió efecto y las entradas bajaron a 2 ó por noche, algunos osos centraron su atención en las zonas de acampada.

El parque insiste en que el problema está causado por el descuido humano, y que los osos en si son inocentes.

Científicos de la Universidad de Idaho apoyan la nueva iniciativa. Dicen que los osos son como niños, y necesitan un poco de disciplina para su propio beneficio.


Únete a nuestra Newsletter

Recibe nuestras novedades, ofertas y promociones

Suscribirme

¿Necesitas ayuda?

Llámanos al 974 215 497
(Horario: L a V de 9h a 19h)
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
  • Visa
  • Mastercard
  • Paypal
  • Pagos online segurosPagos online seguros
Partner
www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo
© 1995-2019 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.