POLÍTICA DE COOKIES
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
«Portada
«Noticias
07 de Septiembre de 2005

Primera travesía del Pobeda en solitario

Por  - 

El ruso Gleb Sokolov logró el mes pasado la primera travesía del Pobeda en solitario. Después de dos intentos fallidos, el escalador consiguió cruzar el macizo de este a oeste, aunque no sin asumir grandes riesgos.

Foto: Col. Chus Lago – www.chuslago.com 
El Pobeda tiene 7.439 metros 

“La travesía del Pobeda está hecha. A veces estuve cerca de la muerte, pero dios me bendijo”, confesó Sokolov, que ya había fracasado en su objetivo en 1998 y 2002.

El ruso llegó a la zona a principios de agosto, pero el tiempo no era el mejor, “como es habitual en el Tien Shan”. “En realidad no había nieve en la base de la montaña, pero más arriba, ¡dios mío! En cualquier caso tenía mucho tiempo y esperaba que el exceso de nieve se lo llevara el viento”.

Sokolov decidió aclimatar en el Khan Tengri, cuyas condiciones eran mejores que de costumbre. Se unió a dos mujeres y logró su vigésima ascensión a la montaña. Poco después volvió a subir para continuar su preparación, pero esa vez prefirió no pasar de 6.400 metros.

“Comencé la travesía (del Pobeda) el 13 de agosto”, relató. “Pronto alcancé el punto de no retorno. Cuando llegué a la cima del Pobeda Oriental, hacia el medio día, me di cuenta de que no era posible volver atrás. Demasiada nieve. Sólo podía continuar hacia arriba. Bajar no era una opción, a no ser que uno considerara una opción ser arrastrado por un alud”.

Foto: www.russianclimb.com 
Gleb Sokolov 

Peligro de avalanchas

Las condiciones de la montaña eran muy peligrosas. “Varias veces corté las laderas de nieve, pero como sólo era nieve suelta no causé ninguna gran avalancha”.

En la cima oriental, el ruso se encontró con el depósito de víveres y material dejado atrás en 2000 por escaladores de Novosibirsk –“una gran ayuda”- y poco después, se cruzó con otro grupo de escaladores, que regresaba tras haber perdido a un miembro. “Seguí sus huellas durante una hora, luego tuve que volver a abrir el camino”.

En el pico Armenia, Sokolov resbaló desde la cima y cayó unos cien metros, antes de parar en un resalte de roca. “Realmente tuve suerte. Una de mis piernas acabó tocando casi mi oreja, pero gracias a dios soy bueno en flexibilidad”.

Cuando escalaba hacia la cima principal, de 7.439 metros, el ruso escuchó un helicóptero, que más tarde supo que buscaba a Serguey Zuev, quien había sido atrapado junto a sus compañeros de Novokuznetsk en una avalancha en la vertiente Verbljud. Ellos, sin embargo, tuvieron más suerte.

Durante el descenso por esa misma vertiente, Sokolov vio cómo su tienda era despedazada por el viento. “A duras penas pasé aquella noche, pero por suerte escapé sin congelaciones”.

Fuente: www.russianclimb.com


Artículos relacionados


Únete a nuestra Newsletter

Recibe nuestras novedades, ofertas y promociones

Suscribirme

¿Necesitas ayuda?

Llámanos al 974 215 497
(Horario: L a V de 9h a 19h)
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
  • Visa
  • Mastercard
  • Paypal
  • Pagos online segurosPagos online seguros
Partner
www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo
© 1995-2019 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.