POLÍTICA DE COOKIES
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
«Portada
«Noticias
05 de Noviembre de 2004

De vuelta al Murallón

Por  - 

Robert Jasper y Stefan Glowacz se encuentran ya de vuelta en los hielos eternos de la Patagonia argentina para encarar un nuevo desafío en la cara norte del inhóspito Murallón.

Foto: www.robert-jasper.de 
Jasper y Glowacz durante su primera ascensión en 2003 

Después de subir el año pasado, por las mismas fechas, el espolón norte, el objetivo esta temporada es abrir una nueva vía en los más de 1.000 metros de la misma pared norte, en una expedición en la que Jasper y Glowacz estarán acompañados por el fotógrafo Klaus Fengler y el cámara Sebastian Tischler.

El Murallón parece ser el vínculo que mantiene unidos a los dos escaladores germanos, que antes del año que pasado, cuando se asociaron para afrontar el arduo trabajo de ascender la montaña patagónica, nunca había formado cordada.

Jasper y Glowacz han asumido el proyecto de volver al Murallón porque las dificultades que impone la cima representan su ideal de montañismo. “Apartado, virgen, desconocido. Acostumbrarse a lo extraño, ampliar el horizonte y, sobre todo, afrontarlo de manera ‘limpia’, eso es esencial”.

El Murallón ofrece todos esos ingredientes. Su primer ascensionista, el italiano Casimiro Ferrari, necesitó tres viajes sólo para encontrar la montaña. “Existen escasas fotografías o material cartográfico –relatan en la -. La región está deshabitada, atrapada entre el Hielo Continental y el glaciar de Upsala. Las tormentas vienen del mar más salvaje del mundo, truenan sobre los hielos y golpean el Murallón con fuerzas de 200 kilómetros por hora”.

Foto: www.robert-jasper.de 
Tras subir el espolón norte, ahora buscan una nueva vía en la misma pared 

Lejos de todas partes

La zona es tan recóndita que los escaladores tienen que renunciar a lo que en otras expediciones resulta esencial: porteadores, cocina, equipamiento médico… El material de montaña y los alimentos tienen que transportarlo ellos mismos sobre los helados territorios que conducen al Murallón, por lo que todo debe reducirse al mínimo.

Además, los alpinistas tendrán que esperar la oportunidad para asaltar la pared refugiados en una cueva de hielo, húmeda y estrecha. La única ventaja: la cordada conoce ya el terreno y las condiciones que encontrarán.

A diferencia de otras montañas de la zona, el Murallón no está completamente cubierto de nieve, sino que tiene paredes verticales en roca y mixto. Su inaccesibilidad y dificultad técnica son el motivo de que sólo Ferrari, hace 20 años, y la cordada germana la pasada temporada hayan hollado su cima.

Al fin y al cabo, las montañas patagónicas se encuentran “protegidas” en medio de una superficie de hielo de 17.900 kilómetros cuadrados. “Para hacerse una idea –advierte Jasper en su web-, si se pusieran todos los glaciares de los Alpes juntos, sumarían una superficie total de 3.500 kilómetros cuadrados”.

Tras las regiones polares y los glaciares de Groenlandia, los campos de hielos de Patagonia son la superficie helada más grande de la tierra.

Fuente: www.robert-jasper.de


Únete a nuestra Newsletter

Recibe nuestras novedades, ofertas y promociones

Suscribirme

¿Necesitas ayuda?

Llámanos al 974 215 497
(Horario: L a V de 9h a 19h)
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
  • Visa
  • Mastercard
  • Paypal
  • Pagos online segurosPagos online seguros
Partner
www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo
© 1995-2019 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.