Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
aceptar
«Portada
«Noticias
22 de Septiembre de 2004

Consecuencias del K2

Por  - 

Pasada la operación y las primeras curas, Juanito Oiarzábal y Edurne Pasabán empiezan realmente a asimilar las consecuencias de su dramática ascensión al K2. “Satisfacción” es la palabra que describe su estado de ánimo, aunque los dolores y la primera visión de las amputaciones siempre permanecerá en el recuerdo.

 
Edurne Pasabán sufrió pequeñas amputaciones 

“La operación fue muy satisfactoria”, aseguró Oiarzábal desde su habitación de la MAZ, donde, al igual que Pasabán, fue operado el jueves. El doctor Ricardo Arregui ya garantizó entonces que todo había salido bien, pero el ochomilista preferió esperar hasta ayer, día de su primera cura, para hablar de su estado de ánimo.

“Cuando me quitaron las vendas, al verlo todo hinchado, con los injertos sujetos con grapas, resultaba muy aparatoso”, relató Oiarzábal, que este verano sumó en la cima del K2 su vigésimo primer ochomil. “Pero me han dicho que los injertos han prendido en un 60 por ciento, y que ahora hay que esperar a que vaya regenerando. Todo el proceso es normal”.

El escalador vascó ha visto cómo finalmente le amputaban los diez dedos de los pies prácticamente desde la base. Sólo un par de falanges le respetaron los médicos en el izquierdo. “Es más de lo que yo esperaba pero menos de lo que me dijeron”, explicó Oiarzábal.

“De todas formas estoy muy animado por un motivo. El fin de semana recibí la visita de un alpinista vitoriano, Víctor Izquierdo. Sufrió congelaciones en el Cho Oyu y le amputaron mucho más que a mí. Todavía estuvo en otro par de ochomiles, hace carreras de montaña y no cojea lo más mínimo. Incluso le hice correr por el pasillo. El fue el que más me ha animado desde que estoy aquí”.

Oiarzábal espera poder empezar a andar, aunque con muletas, dentro de unos 15 días, si bien volver a la montaña todavía llevará un tiempo. De momento, parece improbable que pueda incorporarse a la nueva expedición que está preparando, en enero a la Aconcagua. “Pero, en principio, no creo que haya problemas para volver el año que viene a un ochomil”.

 
Oiarzábal se encuentra animado pese a la amputación de todos los dedos de los pies 

Pronto vida normal

Más fácil lo tiene Pasabán, que ayer ya caminó a orden de Arregui. La alpinista vasca sólo sufrió la amputación de dos falanges en el segundo dedo del pie izquierdo y una en el segundo del derecho. “La operación fue bastante bien. Tuve algunos dolores los primeros días, pero ahora estoy muy animada”, dijo la escaladora, a la que también le rasparon algo de la punta de los dedos gordos.

“Yo creo que para mitad del mes que viene ya podré estar haciendo vida normal. Volver al monte es otra cosa, pero vamos a ver si para diciembre puedo empezar a correr y subir a la montaña otra vez”, señaló esperanzada Pasabán, mientras tomaba un refresco en la terraza de la clínica.

Oiarzábal y Pasabán fueron, junto a Mikel Zabalza, Juan Vallejo y dos escaladores italianos, los primeros en hollar la cima del K2 (8.611 metros) esta temporada, la del 50 aniversario de la primera ascensión a la “montaña de las montañas”. El esfuerzo de abrir la ruta pasó factura a los dos alpinistas, que tuvieron un difícil descenso en el que Oiarzábal se llevó la peor parte.

Después de llegar bastante tarde a la cima, el vasco sufrió un principio de edema pulmonar y se despistó en la bajada, poco antes de alcanzar la seguridad del Campo 4, cuando ya la noche era cerrada sobre el K2. Ferrán Latorre, que renució a la cima, fue a buscarlo y lo guió hasta la tienda. Sin embargo, las congelaciones fueron ya inevitables.


¿Necesitas ayuda?


O llama al 974 215 497 (Horario: L a V de 9h a 19h)

icon Descárgate nuestra App

  • icon
  • icon
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
Partner
www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo
© 1995-2019 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.