Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
aceptar
«Portada
«Noticias
31 de Mayo de 2004

Los rusos abren una vía directa en la norte del Everest

Por  - 

Los rusos están imparables. Hace unos días, los miembros de “Big Wall-Russian Way” vencían a la cara norte del Jannu. Ahora, el equipo liderado por Victor Kozlov acaba de abrir una vía directa en la cara septentrional del Everest.

 
Fue una subida de una extrema exigencia 

Pavel Shabalin, Iliyas Tukhavatullin y Andrey Mariev llegaron el domingo a la cima más alta de la tierra (8.848 metros) culminando así dos meses de trabajo en la montaña que han dado como fruto un nuevo itinerario que discurre por el centro de la pared norte.

Según informó el jefe de la expedición, Petr Kuznetsov, Gleb Sokolov y Eugeny Vinogradsky también hicieron cumbre el lunes, mientras que la pareja formada por Victor Volodin y Victor Bobok pretenden alcanzar cumbre en las próximas horas.

La expedición rusa, compuesta por un potente grupo de 13 montañeros, partió de Moscú a finales de febrero con un único objetivo: abrirse camino a través de la norte del Everest sin usar oxígeno suplementario.

 
Aproximándose al Base con la norte del Everest al fondo 

Para aclimatarse, el grupo, en el que se cuentan varios de los integrantes de la expedición que coronó en 2001 el último 8.000 por conquistar, el Lhotse Central, ascendió la mística montaña del Ama Dablam.

Luego, vuelta a Katmandú y partida inmediata hacia el Base del Everest, donde el equipo llegó a finales de marzo, coincidiendo con el cumpleaños del líder de la expedición.

Con la aclimatación ya muy avanzada, los rusos no perdieron mucho tiempo en los preparativos y a principios de abril ya se encontraban equipando la vía. El primer Campo Base Avanzado lo instalaron a 5.600 metros, a donde llevaron 5.200 kilos de carga con la ayuda de 120 yaks, mientras que el segundo campamento, algo más reducido, lo montaron justo debajo de la pared, a 6.200.

 
La escalada exigió pasos técnicos a gran altura 

A partir de ese momento, comenzó la ardua y lenta labor de ganar terreno a la pared largo a largo. Aproximadamente un mes tardó el equipo en alcanzar la barrera de los 8.000 metros. Un centenar más abajo había empezado ya la parte más complicada de la escalada, un bastión rocoso vertical a la altura de la “zona de la muerte”. “Ahora empieza lo interesante”, dijo entonces Kozlov.

Frío, nieve, rocas, e incluso alguna botella de oxígeno lanzada desde la otra vertiente tuvieron que enfrentar los escaladores antes de lograr el segundo gran éxito del montañismo ruso esta temporada.

Apenas cuatro días antes, sus compatriotas del proyecto “Big Wall-Russian Way” habían completado un ansiado proyecto, escalar la vertical cara norte del Jannu (7.710 metros). El grupo liderado por Alexander Odintsov había fracasado en octubre del año pasado, pero se sacó la espina esta primavera desvirgando esta imponente pared himaláyica.

Fuente: www.mountain.ru


Artículos relacionados


¿Necesitas ayuda?


O llama al 974 215 497 (Horario: L a V de 9h a 19h)

icon Descárgate nuestra App

  • icon
  • icon
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
Partner
www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo
© 1995-2019 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.