POLÍTICA DE COOKIES
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
«Portada
«Noticias
22 de Abril de 2002

Los problemas del Makalu no son alpinísticos

Por Angela Benavides - 

Mientras el equipo de ‘Al filo de lo Imposible’ ya ha equipado el Pilar Oeste hasta el Campo II, Carlos Pauner ha ‘vivido la aventura’ antes de poner un pie en el Campo Base: su expedición ha sido asaltada por un grupo armado de supuestos maoístas.

 
Los expedicionarios están deseando encontrarse entre seracs, paredes y cornisas, antes de enfrentarse a más imprevistos 

El Makalu, el “Gran Negro”, es uno de los ochomiles protagonistas de esta temporada pre-monzónica, sobre todo en lo que a expediciones españolas se refiere. De ambas nos llegan noticias, y la verdad es que son muy diferentes. Como hemos analizado en noticias anteriores, la inestabilidad política y social por la que atraviesan, precisamente, los países que acogen dentro de sus fronteras las montañas más altas del mundo, esta dando lugar a percances antes no previstos por los expedicionarios, preocupados casi únicamente en los obstáculos que impondría la propia montaña.

Respecto a estos obstáculos alpinísticos, los componentes del equipo de “Al Filo de lo Imposible”, que se ecuentran en el Pilar Oeste del Makalu, todo marcha sobre ruedas. Al estar grabando un documental sobre la ascensión, los de Al Filo se han planteado una expedición pesada, que supone equipar toda la pared, y una progresión relativamente lenta. Pese a todo, ya se encuentran con todo el trayecto equipado hasta el Campo II, a 6.550 metros. Todos están perfectamente, no han sufrido ningún contratiempo en ninguna de las etapas del viaje y, por si fuera poco, parece que hasta la climatología les es propicia.

Foto: www.redaragon.com 
Carlos Pauner, durante la ascensión de 2001 al K-2 

Otra historia muy distinta es la que cuenta el aragonés Carlos Pauner, en las crónicas que envía al diario Heraldo de Aragón. Carlos, que forma equipo con Edurne Pasabán, los navarros Ricardo Valencia y Joseba Gutiérrez, los italianos Mario Merelli y Silvio Mondinelli, y dos alpinistas austríacos, previsiblemente habrán llegado ya al Campo base del Makalu (que no coincide con el de la otra expedición española). Sin embargo, sus problemas han empezado mucho antes de enfrentarse a la montaña. Hace una semana, cuando llevaban dos días realzando el trekking de aproximación( lo que quiere decir, que los expedicionarios caminaban por una zona relativamente civilizada seguidos de una larga final de porteadores) fueron asaltados por un numeroso grupo de individuos armados. Según relata Carlos, los porteadores, muy nerviosos, les pidieron que tuvieran cuidado y les obedecieran, ya que se trataba de un grupo maoísta. Los presuntos maoístas les exigieron todo el dinero y objetos de valor que llevaran. Si hubiesen obedecido sin más, la expedición hubiera terminado en aquel momento. Sin embargo, tras gritos y forcejeos, los asaltantes parecieron conformarse con seis cámaras fotográficas y unas 12.000 rupias (176 euros, al cambio). Pauner asegura que jamás en su vida le había ocurrido algo aí y que, aunque los porteadores comentaron que había pocas posibilidades de sufrir un segundo asalto, decidieron renunciar a un día de descanso para alejarse de aquella zona cuanto antes. Se sintieron más tranquilos tras cruzar el Shipton Pass, a 4.127 metros, y acercarse a la montaña aislada, donde al parecer se encuentran más seguros.

Los problemas con la guerrilla no son nuevos, y el conflicto está muy lejos de solucionarse. Los choques violentos entre maoístas y fuerzas gubernamentales estan dejando victimas mortales por centenares. Sin embargo, no se sabe que uno de los objetivos de la guerrilla sea perjudicar al turismo. De hecho, no se ha confirmado un ataque de los guerrilleros a turistas extranjeros. El único precedente ha sido del otoño pasado, casos de asaltos por parte de bandidos que ‘se hacen pasar por maoístas’. De ahí que no podamos asegurar que el móvil del asalto fuera realmente político. Nepal se enfrenta a un conflicto interno, en el que o hay, en principio, otros Estados Implicados. NO ocurre así en Pakistán, que a su propia inestabilidad une el conflicto armado con India por la franja de Cachemira y su proximidad con el polvorín de Afganistán. Si embargo, parece ser que los controle por parte de la policía y el ejercito de cara a proteger el turismo son más fuertes allí que en el supuestamente pacífico Nepal, que desde hace meses se enfrenta a una crisis tan grave a nivel político y social como económico, aunque que necesita desesperadamente los ingresos procedentes del turismo para su desarrollo.


Únete a nuestra Newsletter

Recibe nuestras novedades, ofertas y promociones

Suscribirme

¿Necesitas ayuda?

Llámanos al 974 215 497
(Horario: L a V de 9h a 19h)
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
  • Visa
  • Mastercard
  • Paypal
  • Pagos online segurosPagos online seguros
Partner
www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo
© 1995-2019 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.