POLÍTICA DE COOKIES
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
«Portada
«Noticias
19 de Noviembre de 2001

Yuri Koshelenko resume la última expedición del proyecto Open Caucasus

Por Angela Benavides - 

El alpinista ruso ha luchado contra los cierres de fronteras para seguir adelante con su iniciativa de dar a conocer las montañas del Cáucaso, mediante nuevas aperturas en macizos muy poco transitados pero de indudable interés.

Foto: www.risk.ru 
Yuri Koshelenko, en una fotografía retrospectiva (escalando la Oeste de los Dru) 

Yury volvió hace un mes del Caúcaso, donde consiguió llevar a cabo la apertura de una nueva ruta en la Cordillera del Monte Fisht. Sin embargo, la expedición había requerido un trabajo de investigación previa intensivo, y los planes era haber escalado otros macizos, además de ése.

Muy cansado tras la ascensión al Lhotse Central, Koshelenko tuvo tiempo de preparar el "stage" otoñal de "Open Caucasus", en el que fue acompañado por algunos alpinistas jóvenes, para quienes la experiencia sería muy valiosa.

La expedición partió en octubre con el objetivo inicial de escalar el Dombai Este, pero las medidas de seguridad adoptadas en las fronteras les impidieron el paso a la zona en la que se encuentra esa montaña. Tampoco la situación parecía tranquila en el Fisht (uno de los cordales del área de Vodopadny), donde había rumores de movimientos de ropas. Sin embargo, el grupo de alpinistas decidió probar y tuvieron suerte y llegaron sin novedad al cómodo hotel Moon Glade, al pie de las montañas. Según el dueño del hotel, tenían unos días hasta la llegada definitiva del invierno, prevista para el 25 de octubre. Sin embargo, durante su estancia sufrieron continuas lluvias, niebla y nieve húmeda.

Foto: www.risk.ru 
Uno de los alpinistas rusos más prestigiosos, Koshelenko promueve las montañas del Cáucaso 

A pesar del mal tempo, no obstante, pudieron cumplir parte de los objetivos. Consiguieron subir una de las puntas del macizo del Fisht: en concreto, la Torre Norte, donde abrieron una nueva vía. En principio, a idea era entrenar y utilizarla como ruta de descenso (no hay manera de bajar caminando desde ningún punto del macizo). Sin embargo, la línea de ascensión resultó mucho más gratificante de lo que habían esperado: en vez de los 6 o 7 largos, sacaron más del doble, sobre roca caliza y 45-50 grados de inclinación. Para descender, equiparon 5 rápeles.

A la izquierda de la vía abierta discurre otra línea mucho más difícil, que el tiempo les impidió intentar. La torre, de unos 500 metros, ofrece grandes posibilidades de escalada, con grados entre el 5b y el 6a, pero no es el único punto interesante de Vodopadny. También lo son la pared suroeste del Pshekhasu (la más alta de la zona, con más de 20 largos), o la cresta, en cuya vertiente norte podrían abrirse más de 20 nuevas rutas, según observaron los expedicionarios. En esta zona hay algunas vías, entre ellas la abierta por Roman Fedorchenko e Igor Político el pasado mes de mayo. En cambio el Fisht Sur, que puede considerarse un pico independiente, permanece virgen en cuanto a vías, y su cara este ofrece interesantes opciones.

El área del Fisht, con su cascadas de agua y bosques mixtos, tras los que sobresalen las paredes kársticas, componen un lugar muy atractivo, que ha sido visitado con frecuencia por caminantes. Sin embargo, para los escaladores (incluso los del entorno) es prácticamente desconocido, un desconocimiento con el que Koshelenko está dispuesto a terminar.


Únete a nuestra Newsletter

Recibe nuestras novedades, ofertas y promociones

Suscribirme

¿Necesitas ayuda?

Llámanos al 974 215 497
(Horario: L a V de 9h a 19h)
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
  • Visa
  • Mastercard
  • Paypal
  • Pagos online segurosPagos online seguros
Partner
www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo
© 1995-2019 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.