Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
aceptar
«Portada
«Perfiles
30 de Octubre de 2000

Henry russell y el amor a una montaña

Por Arancha Vega Rubio - 

Treinta y tres ascensiones al Vignemale, incluida una estancia de varios meses en la cima dan constancia del fervor sentido por este aristócrata y montañero hacia el Vignemale. Un fervor que marcaría toda su vida y escribiría una de las páginas más importantes de la historia del pirineismo.

 
Imagen del macizo de Vignemale 

El Conde Henry Patrick Marie Russell-Killough (1834-1909), irlandés viajero errante y apasionado fue, para muchos, el padre del pirineismo.

De padre irlandés y madre francesa, fue uno de los fundadores del Club Alpino Francés. Viaja al Pirineo por primera vez en 1858 tras haber realizado numerosas y revolucionarias expediciones al extranjero (travesía de Siberia, crucero por el Cabo de Hornos, viajes al Himalaya...), y donde volverá tres años después, en el que será uno de los años más significativos de su vida personal y alpinística. Esto fue debido al "flechazo" surgido entre el montañero y el Vignemale (3.298 m), uno de los macizos más emblemáticos del Pirineo francés.

Desde el Carlit al Bisaurín recorre todos los macizos, subiendo por primera vez al Tempestades, La Munia, Spijeoles, Cilindro, Vallibierna, Coronas, Alba, Eriste, Mulleres... Realiza actividad alpinística en invierno, lo que para la época constituía una auténtica revolución.

Casi 20 años después de su primera ascensión Russell regresa a la montaña con el absoluto convencimiento de establecer su residencia habitual en él, tal era la atracción que sentía por ella. En 1881 abre, cerca del puerto de Cerbillona, la primera de las grutas que haría construir. Situada a 3.195 metros y capaz de albergar a siete personas, se la conocería como Villa Russell.

 
Pic Longue. Punto mas alto del Macizo de Vignemale, con 3.298 metros de altura. 

En 1885, durante su duodécima visita a la "Villa", se concluye la construcción de la segunda, llamada "Gruta de los Guías". Un año después pasaría diez días en la cima para poder ver finalizada la tercera, la "Gruta de las Damas"-hoy en día el movimiento del glaciar ha desplazado notablemente la ubicación de estos refugios-.

Un nuevo cubículo, esta vez construido a 2.378 metros, sería levantado al pie del glaciar de Cerbillona. Este último, junto a las dos nuevas grutas que se el Conde mandaría hacer cerca de él, serían conocidas por el nombre de Bellevue.

En 1889 Russell conseguiría lo que tanto anhelaba: comprar "su" montaña. Por el irrisorio precio de un franco al año el aristócrata podría disfrutarla por un periodo de 99 años. Este mismo año se abre la séptima de las grutas, llamada gruta del Paraíso, construida cerca de la cumbre, a 3.248 m.

El 5 de agosto de 1909 Henry Russell fallecía en Biarritz, dejando todo su legado al Club Alpino Francés.


¿Necesitas ayuda?


O llama al 974 215 497 (Horario: L a V de 9h a 19h)

icon Descárgate nuestra App

  • icon
  • icon
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
Partner
www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo
© 1995-2019 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.