Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Blog de Montaña

¿Cómo evitar la condensación en las tiendas de campaña?

Acampada / Vivac 0
Una molesta consecuencia de dormir en tiendas de campaña en la montaña es la condensación que descubrimos al despertar. No es grave y cuando conoces por qué se produce sabes cómo minimizar su aparición o asumir su presencia como un mal menor y casi inevitable. Te damos aquí las claves para tratar de evitar la condensación en las tiendas de campaña en unos sencillos consejos fáciles de seguir.
Sea to Summit
La ventilación y el espacio, remedios contra la condensación. Foto Sea to Summit

Vas a la montaña, eliges un lugar paradisíaco a las orillas de un ibón junto al arroyo que lo alimenta. Aunque durante el día os ha caído una corta pero intensa tormenta, solo ha mojado vuestra ropa y mochilas. La noche ha sido fría y os ha llevado a cocinar dentro del avance, pero no ha llovido nada en toda la noche y, sin embargo, al despertar las gotas de agua cuelgan del interior del doble techo de la tienda.

Algo ha fallado. Tu tienda es impermeable y además no ha recibido nada de lluvia. ¿De dónde procede ese agua entonces? A pesar de que nuestro primer impulso suele ser echar la culpa al material creyendo que es defectuoso, está roto o no es apropiado para las condiciones en las que lo hemos usado, lo cierto es que esa acumulación de humedad es la condensación y, aunque incómodo, es bastante habitual.

¿Por qué se produce la condensación?

La condensación es el cambio de estado de un gas a líquido y depende de dos factores: la humedad relativa y la temperatura (realmente también depende de la presión, pero lo obviaremos para estas explicaciones). Cuando el aire se satura de vapor de agua se produce el llamado punto de rocío que genera las nubes, la niebla o la escarcha, pero cuando este vapor de agua del aire entra en contacto con una superficie fría no hace falta que el aire esté completamente saturado de humedad para que se produzca la condensación en dicha superficie fría.

Así pues, ejemplos tenemos muchísimos, en habitáculos pequeños como un coche, una habitación o una tienda de campaña, la humedad ambiental es elevada cuando se dan las condiciones y la condensación se produce si una superficie está significativamente más fría. Así, en la ventana de la cocina cuando algo está hirviendo, en la ventana del baño cuando nos duchamos o en un coche cuando hay varias personas dentro, la condensación se produce irremediablemente en invierno al estar los cristales mucho más fríos que el aire del interior.

El caso particular de las tiendas de campaña

Antes de continuar te invitamos a que eches un vistazo al artículo sobre tiendas de campaña en el que explicamos los diferentes tipos, estructuras y formas de construcción. Si además te interesan las opciones más ligeras para travesías de varios días puedes echar un vistazo también al artículo sobre material ligero en acampada que escribimos para ti. Nosotros para este artículo vamos a centrarnos en las modernas tiendas geodésicas o tipo iglú, así como las de tipo túnel, ya que entre ambas estructuras copan la totalidad de las tiendas de campaña de una habitación disponibles hoy en día.

El material exterior de las tiendas de campaña suele ser poliéster para el doble techo y nailon o poliéster para el suelo y la habitación. Aunque el poliéster es bastante hidrorrepelente, en caso de lluvia intensa no aguantaría si no se le aplicara algún tipo de revestimiento. En las tiendas de campaña, dada la cantidad de tejido empleado en su confección lo que se hace con los materiales es añadirles un inducido interno de poliuretano por sus capacidades impermeables y su excelente relación calidad/precio junto a su reducido peso.

Millet
Materiales impermeables pero no transpirables producen la condensación. Foto Millet

El poliuretano inducido al poliéster convierte a este último en una tela impermeable y cortavientos, pero no transpirable. Esto hace que la humedad no traspase la tela ni de fuera hacia dentro ni de dentro hacia fuera, de modo que el vapor de agua del interior termine condensándose en la tela fría al bajar las temperaturas por la noche. Lo mismo sucede con las varillas metálicas, aunque en este caso las gotas de agua que se forman tienden a resbalar hasta el suelo. En tiendas realizadas en otros materiales como lona o fibras de algodón la condensación es menos apreciable ya que el propio tejido es el que absorbe la humedad.

La habitación de una tienda de campaña de tipo iglú para dos personas suele tener un máximo de 6 m³ de volumen, pudiendo llegar hasta 9 m³ en las tiendas más espaciosas destinadas a un mayor número de ocupantes. En las de tipo túnel, mucho más bajas y aerodinámicas, el volumen interior aún es menor. Esto implica que el volumen de aire por persona es muy pequeño y se satura de humedad rápidamente, por lo que conviene garantizar de algún modo la renovación de aire para evitar los problemas de condensación.

También hay que tener en cuenta que las noches en montaña suelen ser bastante frías, con lo que la diferencia de temperatura entre el interior cálido y húmedo y el exterior frío lleva casi sin remedio a la condensación en el interior del doble techo.

Cómo elegir tienda para minimizar la condensación

La forma de la tienda es importante, así como la capacidad de aireación que viene determinada por la existencia o no de accesorios que aumentan el volumen de aire y que mejoran la ventilación. El resumen sería que cuanto más volumen de aire por persona y más renovación de aire exista, la condensación será menor.

Las tiendas de iglú, y cuanto más verticales sean las paredes mejor será, tienden a ser menos molestas cuando han acumulado condensación. En primer lugar por su mayor volumen interior y en segundo porque la mayor verticalidad de estas tiendas respecto a las de forma de túnel hace que las gotas se deslicen con mayor facilidad hacia el suelo en el exterior.

Las tiendas monocapa no son una opción recomendable. Exclusivas para uso en expedición o alta montaña invernal, se eligen por su rápido montaje, ligerísimo peso y escaso volumen recogidas. Están pensadas para temperaturas muy por debajo de los 0ºC donde la condensación no es problema demasiado grave ya que en esas condiciones lo que se crea es una capa de escarcha dentro de la tienda, así que la circulación de aire en su interior es prácticamente nula. Si lo que queremos evitar es la condensación, no lo vamos a conseguir con estas tiendas.

Barrabes
Habitación de la tienda Stormbreak2 de The North Face. Muy ventilada para minimizar la condensación.

Del mismo modo, evita tiendas de campaña con faldones hasta el suelo o, al menos, busca una tienda en la que los faldones se puedan recoger. Los faldones son una característica esencial en las tiendas de alpinismo, pero no son nada recomendables para evitar la condensación.

La existencia de avance o vestíbulo no solo es una gran ventaja por la organización que permite al tener nuestros objetos fuera de la zona destinada a dormir. Otra de las ventajas sobrevenidas es que aumenta el volumen de aire disponible en el interior, por lo que la saturación de vapor de agua en el interior tardará más tiempo en producirse. En el caso de tener material mojado como botas, permite además situarlo junto al borde inferior del doble techo, en la zona con más contacto con el aire exterior y conseguir que se sequen y que el proceso de secado no afecte demasiado a la condensación.

Un elemento esencial para la ventilación – de hecho está creado específicamente para eliminar la humedad del ambiente y el calor – es la mosquitera. Algunas tiendas de campaña vienen con una puerta en doble material que permite cerrar la habitación con un tejido más tupido o con uno más aireado llamado mosquitera. Si dejamos durante el día la habitación cerrada solo con la mosquitera evitaremos la acumulación de calor y conseguiremos ventilar la tienda antes de dormir sin permitir la entrada de insectos. Por la noche si no hace demasiado frío o si nuestros sacos nos lo permiten, también podremos dormir solo con la mosquitera puesta para evitar la condensación.

Sucede lo mismo con las aireaciones. Lo habitual es que las tiendas de campaña incorporen alguna pequeña abertura de aireación para mejorar la circulación de aire. Por motivos obvios, esta aireación suele situarse en un lugar elevado en el lado contrario a la puerta y de este modo aprovechar la corriente de aire de un modo mucho más eficiente.

Barrabes
Aberturas de aireación en la tienda Arch2 de Robens

Pero si lo que queremos es conseguir renovar el aire interior de la manera más efectiva posible, la doble puerta es la respuesta que estábamos esperando. No solo tener dos puertas a cada lado favorece muchísimo la comodidad al permitir la entrada y la salida de la tienda por cualquiera de las dos aberturas, sino que consigue la máxima ventilación cuando ambas puertas permanecen abiertas.

¿Por qué no se suelen usar membranas en las tiendas de campaña?

Tal vez te hayas preguntado en lo que llevamos de artículo por qué no se realizan las tiendas de campaña con tejidos transpirables, además de impermeables, y de este modo permitir eliminar o, al menos, minimizar los problemas de condensación. Realmente existen algunos modelos, no demasiados, con membranas o tejidos transpirables pero lo cierto es que son una minoría demasiado exclusiva.

Barrabes
Tienda de campaña Assault 2 de The North Face con Futurelight, impermeable y transpirable

Varios motivos justifican esta decisión: el primero de todos es que, al contrario de lo que sucede en una chaqueta donde la prenda va pegada al cuerpo, la condensación en las tiendas de campaña no suele ser un problema excesivamente grave. La humedad pegada al doble techo queda suficientemente alejada de nosotros como que no nos afecte y, además, suele escurrir hacia el suelo entre la habitación y el doble techo, quedando fuera del espacio para dormir. Al desmontar la tienda esa humedad se evapora en pocos minutos si se dan las condiciones de sol y algo de viento.

Otro motivo es lo que como clientes tendríamos que desembolsar por una tienda de campaña con estas características, haciéndola muy exclusiva. Una tienda con membrana o con tejidos con cierta permeabilidad al aire encarece significativamente el precio y, aunque existen modelos en el mercado, suelen ser destinados únicamente a expediciones o alta montaña donde se quiere combinar el aislamiento de estas tiendas para situaciones heladoras con transpirabilidad para evitar las molestias de la condensación.

¿Cómo acampar para evitar los problemas de condensación?

A veces no basta con tener una tienda que favorezca la transpirabilidad. Algo tan sencillo como elegir la ubicación idónea para acampar y tener cuidado en ciertas tareas cotidianas puede ahorrarnos muchos problemas de condensación.

Elegir el sitio es la primera de las variables esenciales. A pesar de lo idílico que puede parecer el murmullo del agua de un río o la orilla de un lago, además de práctico para recoger agua para cocinar, asearnos o limpiar, trata de evitar la excesiva cercanía de cursos de agua y vaguadas u hondonadas. No solo por la peligrosidad en caso de lluvia o deshielo conviene alejarse de los cursos fluviales, también la mayor densidad del aire saturado de vapor de agua hace que se acumule en las zonas bajas del terreno.

Vaude
Acampada en alta montaña. A veces no hay demasiada opción para elegir. Foto Vaude.

Tal vez hayas oído la recomendación de acampar debajo de un árbol. Sobre el papel parece una buena idea: la sombra durante el día reduce la temperatura del interior de la tienda y las mismas hojas del árbol atraen para sí la humedad, pero lo cierto es que acampar bajo un árbol tiene otros problemas añadidos que nos hacen no recomendar esta opción. Las gotas de rocío terminan cayendo sobre la tienda y, además, no es lo único que cae: restos de savia, resina, frutos o excrementos de pájaro y otros animales que habitan en los árboles pueden dejar la tienda hecha un desastre. Tampoco parece la mejor de las ideas montar la tienda debajo de un árbol en el caso de que pueda caer tormenta eléctrica.

Echarse a dormir en una tienda en la que ya hay humedad nunca puede llevar a despertarse con el interior seco. Ventilar bien antes de dormir suele ser un truco bastante eficiente ya que de este modo ponemos el contador de la condensación a cero y no empezamos la pernocta con la humedad que la evaporación del suelo y el calor acumulado durante el día hayan podido generar.

Hay que evitar añadir componentes que añadan humedad al ambiente interior de la tienda como ropa, toallas o calzado sin secar. Trata de dejar cualquier elemento de tu equipación que esté mojado fuera de la tienda y, si no es posible, colócalo en el avance bien cerca del espacio abierto por debajo para que se seque lo más cerca posible del exterior.

Cocinar dentro de la tienda siempre tiene que ser la última opción a tomar cuando las condiciones meteorológicas impiden hacer la cena al exterior. No solo el peligro de que supone tener una potente llama en un lugar reducido, cerrado y sin ventilación nos lleva a desaconsejarlo; el vapor de agua de la cocción va a acompañarnos toda la noche, de modo que va a ser complicado deshacernos de la humedad generada en ese momento. No cocines dentro de la tienda salvo que no te quede otro remedio.

Robens
Mal por acampar junto a un lago, pero bien todo lo demás para evitar condensación. Foto Robens.

Uno de los trucos más sencillos y más eficientes es llevar una pequeña bayeta de microfibra. Por la situación del doble techo tras la habitación no podremos eliminar demasiada condensación por la noche, pero sí nos será muy útil para quitar la humedad del avance y para recoger la tienda de un modo más rápido si la secamos y limpiamos antes con la bayeta una vez que está desmontada. Este elemento de limpieza no aporta peso ni espacio y se seca con asombrosa rapidez.

Una última recomendación muy evidente: aunque acampar con tu pareja en un lugar idílico lleva inequívocamente al romanticismo, hacer ejercicio físico intenso dentro de una tienda de campaña genera sudor y respiración agitada y con ello viene la condensación. 

Esperamos que hayas aprendido cómo evitar la condensación en las tiendas de campaña con este artículo. Puedes echar un vistazo a nuestra web o pasarte por nuestras tiendas físicas para ver qué modelo de tienda de campaña se adapta mejor a lo que buscas. Nos encantará atenderte.

Tienda web: www.barrabes.com
Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.

Tags:
Tiendas de campaña

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.