Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Blog de Montaña

Pies de gato para iniciación en la escalada

Escalada / Alpinismo 0
Si has decidido empezar a escalar, lo primero de todo es darte la bienvenida a la vertical y la enhorabuena por tu decisión. Lo segundo es explicar que, tanto si vas a panel como a rocódromo como a pared, los pies de gato son imprescindibles y que en este artículo te vamos a dar las claves para saber elegir correctamente entre toda la gama de calzado de escalada.
SCARPA
Elegir correctamente los pies de gato para iniciarte en escalada. Foto Greg Mionske / SCARPA

Llevas tiempo con el gusanillo de querer escalar. Te han impresionado fotos y vídeos, tienes amigos que escalan y cuentan maravillas, lo has visto en las olimpiadas o tal vez tienes un rocódromo o un local cerca de tu casa en el que han puesto paneles con presas.

Tal vez fuiste a escalar hace tiempo con amigos y las circunstancias de la vida te obligaron a dejarlo pero ahora, mira tú por dónde, la misma vida te da el tiempo y la oportunidad de volver a trepar, porque las ganas nunca las perdiste.

Así que ahora te planteas qué puedes hacer para empezar o retomar la escalada y, entre el material que vas a necesitar se encuentra, lógicamente, el del calzado.

Los pies de gato son el material más tiempo y consultas puede llevar a un escalador novel antes de la compra. Las dudas son variadas en un material de la equipación tan importante, específico y, sobre todo, de obligada adaptación a una parte de nuestro cuerpo tan sensible y diferente entre usuarios como son los pies.

¿Cualquier pie de gato vale para escalar cualquier vía?

No, no vale cualquiera. La especificidad de los pies de gato es enorme y se pueden encontrar pies de gato para placas, desplomes, fisuras, búlder, velocidad, alquiler… además de, lógicamente más allá de las tallas, pies de gato de mujer, hombre y niño. Te invitamos a que eches un vistazo al artículo sobre cómo elegir pies de gato en el que hacemos una aproximación general a este tipo de calzado.

Dentro de toda esa variedad, nosotros necesitamos unos pies de gato para iniciarnos en la escalada y a lo largo del artículo explicaremos la importancia de que todos los criterios de elección se encaminen a favorecer la iniciación.

Habría que definir primero qué es lo que se entiende por escalada de iniciación. Tradicionalmente se definía como escalada de iniciación al proceso por el cual una persona era capaz de escalar vías equipadas de forma autónoma, esto es, conociendo los diversos procesos de maniobras, aseguramiento y progresión en todas sus variantes.

Sin embargo, las nuevas tendencias en escalada con paneles de búlder (boulder) o rocódromos equipados con autoaseguradores automáticos ha venido a matizar esta definición, ya que existen escaladores con un grado muy alto de escalada, sin interés por escalar con compañero en roca ni conocimientos de las elementales técnicas en pared.

SCARPA
Cada vez es más común la escalada sin salir nunca a roca. Foto Tristan Hobson / SCARPA

Del mismo modo, personas que llevan escalando muchos años se sienten con más comodidad dentro del grado sencillo y en vías de baja dificultad. Ambas opciones, la del escalador de alto grado que no conoce maniobras de escalada y la del escalador veterano que se mueve solo en vías sencillas, son igualmente válidas pero nos obligan a replantear qué son las vías de iniciación.

Las vías de iniciación

Así pues, lo que todavía llamamos escalada de iniciación más bien tendríamos que redefinirlo como escalada de vías sencillas o escalada de grado bajo, obligándonos de nuevo a tratar de delimitar qué se entiende por ello. Entendemos por vías sencillas, independientemente del equipamiento existente, aquellas rutas de escalada con agarres y apoyos buenos con perfil no excesivamente vertical, en las que carecer de la fuerza y la técnica específica de la escalada no sea un factor limitante.

Ambas características, calidad de las presas y verticalidad de la vía, son complementarias y están relacionadas entre sí; es decir, una vía bastante vertical puede ser de iniciación siempre y cuando las presas sean excelentes y, al contrario, una vía con presas no muy grandes será considerada fácil cuando tumbe lo suficiente como para que el esfuerzo a realizar no sea demasiado intenso. El resumen, ya habrás llegado a esa conclusión, es que más fácil será la vía cuanto menos esfuerzo nos cueste escalarla.

Barrabes
Primer día de escalada: top rope en vías tumbadas

¿Y por qué nos estamos enredando en esta serie de obviedades? Pues porque las características de un pie de gato para iniciación tienen que ver con la mayor o menor adecuación a las vías que vamos a realizar. Los pies de gato que vamos a pasar a recomendar tienen en cuenta las características físicas del escalador o escaladora que los van a calzar, evidentemente, pero sobre todo dependerá del tipo de vía, así que conviene no perder de vista todo esto para decidir qué es lo que más se va a adaptar a nuestras cualidades y al terreno a recorrer.

Los escaladores novatos

Vamos a ponernos en situación. Salvo excepciones muy contadas, lo normal es que la progresión desde cero hasta un nivel medio sea a un ritmo bastante tranquilo y, de hecho, así debe ser. No solo necesitamos una correcta adaptación muscular y fibrilar a este nuevo deporte para evitar sobrentrenarnos y caer en lesiones, sino que en una actividad tan específica como la escalada no solo se trata de tener la fuerza, la técnica y la correcta gestión mental de los llamados deportes de riesgo, sino que además necesitamos conocer la diversidad de nudos y de maniobras que nos permitan tener recursos para poder salir airosos de las diferentes situaciones en las que seguro que nos vamos a ver envueltos.

Así pues, como decíamos, lo ideal es que la progresión sea a un ritmo moderado, nada de querer meternos en desplomes inhumanos o largas vías multilargos desde el principio por más atractivas que estas rutas nos puedan parecer, incluso de cara a presumir con los amigos.

Lo habitual sería, tanto en resina como en roca, afrontar vías que nos permitan un apoyo amplio y relajado para nuestros pies, tratando de evitar de primeras aquellas rutas con agujeros o regletas minúsculas. Cuando encontramos este tipo de apoyos tan pequeños, lo que necesitamos es un pie de gato que concentre toda la fuerza del pie en un punto reducido y próximo a nuestro dedo más fuerte, el hallux o dedo gordo, pero suele estar relacionado con pies de gato asimétricos o excesivamente arqueados. En nuestro caso, nos decantaremos por modelos con la tendencia contraria: bastante simétricos y con perfil plano para mayor comodidad, como ahora pasaremos a explicarte.

Si no te has movido entre gente escaladora, tal vez te estemos destripando el final de esta historia, pero si, como tú y nosotros deseamos, quedas enganchado por esto de la escalada y más adelante necesitas unos pies de gato que te permitan afrontar retos más difíciles, vas a comprobar que este tipo de calzado es menos cómodo cuanto más adaptado está a las vías técnicas en las que te vas a terminar metiendo.

Barrabes
Pies de gato específicos también para niños.

Cuando empieces a escalar, además de no tener una musculatura desarrollada y una fuerza específica para esta actividad, te vas a encontrar que, dada las características particulares de un medio tan vertical, el miedo o la precaución de las primeras veces va a provocar que hagas más fuerza de la realmente necesaria. No pasa nada, es normal y esto le pasa incluso a gente muy experta que “aprieta” más de lo necesario en situaciones de riesgo como en chapajes precarios o en alejes indeseados entre seguros. Lo que sucede es que en iniciación esto suele suceder desde el pie de vía hasta la cadena.

Por esta paradoja doble, hacer involuntariamente más fuerza de la necesaria y tener menos musculatura de la deseable, necesitarás un pie de gato que dé solución a estos problemas. La manera que tienen los fabricantes de suplir esta carencia es dotar a los pies de gato de una rigidez muy alta para dar estabilidad a todo el pie y permitir que con la mínima fuerza posible por parte del escalador, la suela se mantenga sin doblarse. La ventaja es evidente en la economía de fuerzas, pero la desventaja de esta rigidez es que nos impide sentir el apoyo, lo cual será problemático cuando lo que queramos sea hacer vías más difíciles con apoyos minúsculos que exigirán mucha precisión al cargar la fuerza.

¿En qué tenemos que fijarnos para elegir correctamente nuestros primeros pies de gato?

Así pues, ya hemos explicado para qué vías y para qué características personales está pensado el calzado de escalada clasificado genéricamente como pies de gato de iniciación.

Todo lo que vamos a explicar a continuación tiene como premisa que el uso del pie de gato se realiza siempre sin calcetines ya que, salvo calcetines especiales para escalada invernal, un calcetín tiende a formar dolorosas arrugas y nos hace perder sensibilidad. Tenlo en cuenta a la hora de elegir tu talla y tu horma.

Después de esta larga introducción vamos a enumerar qué es lo que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir unos pies de gato que te ayuden a progresar adecuadamente por vías fáciles. Dividiremos los criterios en dos variables diferentes, por un lado los criterios asociados a forma y tamaño y por otro los criterios técnicos y materiales. Aquí están:

Respecto a la forma y tamaño

Vas a empezar a escalar y, salvo que tengas unas habilidades extraordinarias, dedicarás mucho tiempo a encontrar los apoyos correctos y, por qué no decirlo, tardarás un buen rato en encontrar la decisión para darte el paso (pasar de una presa a otra) cuando vayas justo de grado que, al principio, será en la mayor parte de las vías. Es por eso que necesitas concentrarte en la escalada y no perder más tiempo distrayéndote con un problema evitable como es el dolor de pies.

Talla

Como en cualquier actividad, también en la escalada es fundamental elegir correctamente la talla de tus pies de gato. Con el tiempo aprenderás que un calzado más ajustado permite hacer menos fuerza en los pasos al impedir la flexión de los dedos del pie. Esto que a priori es algo bueno ya que optimiza la fuerza en cada apoyo, a la hora de la verdad solo es recomendable en vías muy difíciles y desplomadas, cuando la ventaja técnica compensa el dolor infligido.

Por el lado contrario, un pie de gato más grande que nuestro pie nos impide cualquier tipo de precisión en la roca o en las presas artificiales cuando el contacto es pequeño, ya que la tendencia del pie de gato al hacer fuerza en los apoyos es la de flexionar cuando no queda totalmente lleno en su interior.

Así pues, la talla correcta para un pie de gato en iniciación es la de quedar siempre ajustado sin que apriete. En todo caso, ante una duda entre dos tallas, siempre será mejor que apriete un poco a que nos sobre un poco. El resumen rápido y sujeto a un montón de matizaciones es que para iniciación debes elegir un pie de gato de la misma talla que uses habitualmente, pudiendo elegir media talla menos si prevés que el calzado va a ceder con el uso. Respecto a esto, échale un vistazo al apartado en el que hablamos de materiales del upper.

Barrabes
Kirigami W de adidas Five.Ten. Precaución con las tallas según las marcas

Dentro de las particularidades, precaución con adidas Five.Ten en sus tallajes, sobre todo si ya has sido usuario de calzado de esta marca. Los nuevos modelos tienden a un tallaje mucho más ajustado de lo habitual, por lo que no es mala práctica seleccionar tallas medio número más de lo que necesitas.

Horma

Los pies de gato vistos en planta, desde arriba, suelen tener cierta tendencia a la asimetría. Están ligeramente (a veces no tan ligeramente) curvados hacia el interior, lo cual es una ventaja en pequeños apoyos que obliguen a canteos, pero está totalmente enfrentado a la comodidad.

En tu situación de iniciación, busca una horma recta en la que los dedos queden juntos y sin espacio entre ellos, pero sin llegar a sentir sensación de estar oprimidos. Ojo, la diferencia puede llegar a ser sutil, pero es importante no pasarse ni por un lado ni por otro.

Barrabes
Ra Low Volume de Tenaya. Pie de gato de horma cómoda y volumen reducido.

Perfil

Cuando observes un pie de gato de perfil podrás observar cierto arqueo entre el talón y la parte delatera. Al igual que la horma asimétrica, es una característica básica de los pies de gato que permite concentrar toda la fuerza del pie en la punta, pero que solo se aprecia en vías de dificultad media y alta cuando el apoyo es mínimo o estamos en desplomes.

Para vías fáciles, un perfil arqueado solo nos va a provocar incomodidad. Por eso mismo, es esencial decantarse por pies de gato de perfil plano para iniciarse en la escalada. De este modo, en vías tumbadas o con presas generosas podemos sustentarnos de un modo cómodo y práctico.

Barrabes
Reflex de SCARPA, perfil plano perfecto para vías de iniciación

El criterio habitual para discernir si el pie de gato de iniciación es de tu talla, horma y perfil es que tendrías que ser capaz de estar de pie sin sufrir incomodidad, pero no poder caminar de modo natural con ellos puestos.

Respecto a los materiales del pie de gato

Si ya ha quedado claro cómo elegir tu talla y de qué forma tiene que ser el pie de gato para que te ayude a progresar en las vías fáciles, vamos a repasar los criterios sobre materiales utilizados para que te ayude a tener claro cuáles son las funciones que cubrirán en tus escaladas y por qué son importantes a la hora de elegir.

Precio

No solemos empezar mencionando la variable precio en las explicaciones que damos al producto, pero en este caso es importante hablar de ello para saber, en la amplia gama de pie de gato de iniciación, qué es lo que vamos a encontrar y por qué hay tantas diferencias.

En cualquier material de cualquier actividad deportiva, el factor iniciación se asocia con toda lógica con un periodo de prueba en el que, además de tratar de saber si ese deporte en el que estamos empezando nos gusta o si estamos preparados para realizarlo, lo que queremos es rentabilizar al máximo la inversión. Esto significa que cuanto menos nos gastemos y más provecho le saquemos al producto, el rendimiento será mayor; exactamente igual que en cualquier compra que realicemos, pero con el alivio que supone no haber gastado mucho dinero si finalmente el material termina sin uso guardado en una caja.

Los fabricantes son conscientes de esta sensibilidad del cliente de iniciación hacia el precio y por eso casi todos los modelos que se asocian con la iniciación suelen tener materiales, confecciones y sistemas de construcción alejados de los tope de gama. A veces está justificado técnicamente por materiales más adaptados a un uso no profesional o porque el usuario no va a ser capaz de apreciar las diferencias entre gamas técnicas, pero en otras ocasiones el motivo de utilizar calidades inferiores en productos de iniciación simplemente está en la lógica empresarial de abaratar costes.

En los pies de gato de iniciación que ofrecemos en Barrabes verás que, salvo contadas excepciones, se encuentran en la parte más económica de toda la gama. No obstante, si así lo decides, tienes pies de gato perfectos para iniciación con unos materiales y unas calidades premium que elevan el coste del producto. En general, salvo que tengas muy claro que la escalada va a ser tu pasión y quieras un pie de gato que posteriormente puedas utilizar en largas escaladas clásicas u otro uso similar, no suele ser indispensable una inversión excesiva. Si entre los gatos más económicos encuentras el que se adapta a tus características, puedes hacerte con él ya que la calidad de los modelos que vas a encontrar en Barrabes está garantizada para un uso a nivel principiante.

Barrabes
Lineal de pies de gato en Barrabes Barcelona.

Suela

Llegamos al punto estrella de los pies de gato. Si hasta ahora había diversas opciones más adaptadas al tipo de escalada sencilla y progresiva que vamos a realizar, al llegar a la suela no hay distinciones entre principiantes y expertos: todo el mundo quiere la mejor adherencia y la mayor durabilidad, salvo que al decantarnos por esas variables entre en juego otro factor como es el precio. Y lamentamos decirte que es así y por eso hemos mencionado al precio lo primero. Los mejores compuestos de suela, los que garantizan la mejor adherencia y la mayor durabilidad, son también los más caros.

Suelas como Vibram XSGrip, Vibram XSEdge, Stealth C4 son una referencia en el mundo de la escalada, pero hay otros compuestos propios de cada marca que, para nuestros propósitos de iniciación, responden perfectamente a las demandas con un precio notablemente inferior. Sería interminable enumerar los diferentes compuestos de cada marca pero podemos afirmar que no hay ninguna suela que calificaríamos como mala dentro de nuestra gama de productos. Cuando llegues a grados en los que los que los pasos se realicen sobre presas minúsculas es posible que sí empieces a necesitar un extra de adherencia, pero mientras te muevas por sencillas vías con apoyos generosos puedes confiar en cualquier suela propia de la marca.

Verás que las suelas en los pies de gato de iniciación es bastante gruesa, al menos comparándola con pies de gato de actividades como búlder donde es importante que la suela no limite la sensibilidad con el apoyo. Los motivos son que, además de prever el desgaste excesivo provocado por una técnica no demasiado depurada en tus inicios, una suela gruesa permite ofrecer una rigidez muy necesaria en tus primeros encuentros con la escalada. En algunos modelos, el grosor varía según las tallas pero lo habitual es que siempre sea superior a 4 milímetros llegando hasta los 5 milímetros en los modelos más gruesos.

Barrabes
Origin W de SCARPA. Gruesa suela de 5mm.

Mediasuela

No todos los pies de gato tienen mediasuela, pero al igual que pasa con el calzado de montaña, los pies de gato en determinadas ocasiones y para usos concretos necesitan un poco de rigidez extra. Generalmente en caso de vías muy técnicas con apoyos minúsculos o para favorecer la estabilidad sin tener que hacer mucha fuerza, las palmillas interiores suelen ser más que bienvenidas para favorecer la escalada. Estas piezas insertas entre la suela y la plantilla suelen ser un elemento habitual en los pies de gato de iniciación ya que todavía no se tiene la fuerza ni la técnica muy desarrollada para progresar por pequeños cantos y cualquier ayuda es bienvenida.

La suela gruesa, como decíamos, ya suele dotar de bastante rigidez al pie de gato, pero a veces se refuerza con materiales que ayudan a mantener la estabilidad en pequeños apoyos o canteos. Normalmente las palmillas internas suelen ser de polímeros (poliamida, poliéster, polipropileno, etc) con un grosor entre 1 y 2 milímetros; no podemos establecer un material o un grosor recomendable para iniciación, ya que además de los criterios de composición y forma, habría que tener en cuenta el grosor de la suela y el tipo de horma del gato, además de cómo de apretado va dentro nuestro pie, para poder hacer la comparativa sin dejar ninguna variable fuera.

En líneas generales, una mediasuela más rígida va a proporcionar más confianza en el escalador novato, pero tiene la desventaja de que la sensibilidad se reduce ostensiblemente y, por tanto, la capacidad de saber si el apoyo es bueno o no. En rocódromo o en grandes presas en roca esto no es esencial, pero sí en vías de dificultad o problemas de búlder, así como en pasos de adherencia o romos donde interesa que la suela tenga el mayor contacto posible con la roca.

Barrabes
Drifter de Mad Rock, con palmilla 3D moldeada de polipropileno y EVA.

Materiales del upper

Entre los componentes utilizados en la parte del empeine y laterales de los pies de gato, es común encontrar dos tipos de materiales: el cuero o la microfibra, solos o combinados entre ellos, aunque en ocasiones también podemos encontrar polialgodón. Ciertas marcas, en un intento de abaratar aún más el producto final, optan por derivados de materiales plásticos; nosotros no te recomendamos esta opción en ningún caso ya que la única ventaja respecto a microfibra o cuero es la facilidad de lavado. Por el contrario, la incomodidad, las rozaduras, el calor producido y los malos olores asociados, nos hacen descartar este tipo de material plástico en los pies de gato de nuestra gama.

Entonces, entre cuero y microfibra ¿qué es más recomendable? No hay una respuesta para esto, o al menos no es una respuesta fácil. La microfibra es un material sintético con buena capacidad de absorber el sudor, su resistencia y que es poco dado a deformarse, por lo que su durabilidad es excelente. Por su parte, en el cuero habría que examinar si se trata de ante o serraje, aunque lo habitual por precio es que sea serraje. En el cuero, las ventajas claras son el tacto más agradable y natural, así como su limpieza, que tiende a ser más sencilla.

En el caso de elegir un pie de gato de serraje o ante, habrá que tener en cuenta la ligera tendencia del cuero a ceder con el tiempo para no elegir una talla demasiado cómoda al principio que termine volviéndose holgada.

Barrabes
Joker Plus W de Boreal. Upper con combinación de serraje y microfibra.

Ajuste ¿cordones, velcro o bailarinas?

Terminamos con el tipo de ajuste. En los pies de gato encontraremos tres tipos de cierre: cordones, velcro o, si carece de ajuste, bailarinas. Las ventajas de cada uno de ellos es diversa y tiene que ver, entre múltiples factores, con la comodidad, la precisión y el tipo de vía que vamos a realizar. Desde los sistemas más específicos y precisos, los de cordones, a los más cómodos y rápidos, las bailarinas, los pies de gato ofrecen entre sus tres opciones casi toda la variedad posible.

Lo que necesitaremos para las vías que realizaremos en nuestra iniciación a la escalada es un calzado suficientemente preciso y razonablemente cómodo para ir descubriendo cómo realizar los movimientos precisos en la roca y el panel. De este modo, aunque las otras opciones son también válidas, lo recomendable será utilizar unos pies de gato con cierre de velcro en escalada de iniciación. Con ello conseguiremos un buen equilibrio entre la precisión de ajuste y la comodidad a la hora de poner y quitar.

Salvo lesiones o formas muy particulares el pie en las que necesitemos un ajuste específico diferenciado según zonas que proporcionan los cordones o un interés particular en la comodidad que ofrecen las bailarinas por la rapidez con las que se quitan y se ponen, un ajuste de velcro permite las dos características de un modo más que correcto.

Barrabes
Ninja de Boreal, un clásico sin cordones que nunca pasa de moda.

En resumen…

Vas a empezar una actividad apasionante y muy adictiva. Lo mejor es que lo hagas con un material específico para el nivel y las vías que vas a realizar, de modo que es mejor que evites pies de gato demasiado técnicos o no adaptados que van a dificultar el proceso natural de aprendizaje.

Busca la comodidad y la tecnicidad dentro del grado fácil, por ahora no necesitas formas asimétricas y perfiles agresivos que te van a impedir más que ayudar. Llegado el caso, cuando ya hayas adquirido los recursos necesarios, podrás valorar otro tipo de pie de gato o seguir utilizando los de iniciación si lo que quieres es seguir disfrutando de la escalada dentro de una dificultad asequible.

Esperamos haberte ayudado con la elección. Puedes consultarnos en atención al cliente de la página web o en cualquiera de nuestras tiendas físicas.

Tienda web: www.barrabes.com
Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.

Tags:
Pies de gato Escalada

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.