Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Blog de Montaña

Cómo elegir tu asegurador y descensor de escalada

Escalada / Alpinismo 0
Los aseguradores y descensores son un elemento fundamental para nuestra seguridad. Hay de diferentes tipos, según la necesidad. Os los explicamos.
Los aseguradores son fundamentales para la práctica de la escalada. Foto: Juan Korkuera, Barrabes
Los aseguradores son fundamentales para la práctica de la escalada. Foto: Juan Korkuera, Barrabes
Bien seamos escaladores o alpinistas, necesitamos una ayuda que nos permita frenar a nuestro compañero de cordada en caso de caída.

Hasta hace unas décadas, había que parar la frenada con la ayuda del propio cuerpo y la colaboración de algún reenvío. Esto también valía para rapelar, con sistemas en los que se enrollaba la cuerda a través del tronco y las piernas.

Poco a poco se fueron creando aparatos de fricción y ángulo de frenado que ayudaban y aumentaban enormemente la seguridad, hasta llegar a la situación actual, en la que principalmente encontraremos dos tipos de aseguradores: los de frenado asistido y los de tubo o placa.

Puesto que la misión de los aparatos aseguradores es controlar la caída de nuestro compañero de cordada, sea primero o segundo, es vital que conozcamos tanto su funcionamiento como los diferentes tipos y sus usos.

El aseguramiento

Algo muy importante que hay que tener en cuenta es que los aseguradores nos ayudan a asegurar, pero independientemente de que sean de frenado asistido (los mal llamados “automáticos” o “semiautomáticos”) o no, somos nosotros los que realizamos la maniobra.

Eso quiere decir que debemos saber usar el aparato, pero también las técnicas de aseguramiento. Que, principalmente, tienen que ver con el dinamismo.

Asegurando con el GriGri. Foto: Petzl
Asegurando con el GriGri. Foto: Petzl
Las cuerdas de escalada elongan. Tienen dinamismo. Al estirarse, evitan sufrir golpes secos muy fuertes que las romperían y así ayudan también a proteger al resto de la cadena, dispando la fuerza de choque que reciben tanto los seguros o reuniones como el propio escalador o escaladora. Una gran fuerza de choque nos provocaría graves lesiones. Sobre esto os recomendamos leer el apéndice final de este artículo.

Pero, sobre todo cuando la longitud de cuerda existente entre asegurador y escalador no es mucha, y cuando los seguros no son todo lo resistentes que cabría esperar (especialmente en alpinismo y escalada clásica), el asegurador debe aportar parte del dinamismo, bien sea amortiguando con su propio cuerpo al frenar, bien con el aparato. Por eso es tan importante la elección del mismo; uno con bloqueo de cuerda (frenada asistida) nos dará menos dinamismo que una "cesta", y por lo tanto quien asegure deberá esmerar con su técnica de frenado dinámico.

Hace unos meses publicamos junto a Petzl unos vídeos sobre aseguramiento muy interesantes. Os recomendamos ver éste: Cómo asegurar dinámico en escalada. Chris Sharma responde. En él podéis ver el sistema del estadounidense para conseguir dinamizar todo lo posible la frenada.

Advertencia de seguridad

Es muy importante contrastar en las instrucciones de seguridad del fabricante el diámetro de cuerdas admitida por cada aparato asegurador.

Encontraremos que no solo con algunos el aparato no cumplirá su función, sino que hay diámetros límites en los que dependerá de factores como el peso de la persona asegurada.

TIPOS DE ASEGURADORES

La división suele realizarse según el sistema de frenado. Pero nos parece confusa y peligrosa para quien empieza. Así que vamos a realizarla según actividad, (1 ó 2 cuerdas), y dentro de cada apartado explicaremos los diferentes sistemas.

Aseguradores para 1 sola cuerda

Son aquellos que se diseñaron para ser usados en escalada deportiva.

En este estilo de escalada las vías son de un solo largo, por lo que no es necesario rapelar. Además, la cuerda indicada para estas vías es simple. Así que los aparatos que se diseñaron para esta modalidad solo admiten uso con una cuerda, y se fabricaron pensando en asegurar a un primero.

¿Por qué decimos que se diseñaron, y no que sirven? Básicamente porque, en vías de largos bien equipadas, hoy en día son también bastante usados estos sistemas, siempre teniendo en cuenta que la escalada lo permita (sin rápel en doble, etc) y siempre teniendo en cuenta que su diseño y uso está destinado a la escalada deportiva.

Y es que, en cuestiones de seguridad, siempre hay que recordar que es fundamental leer a fondo las instrucciones de uso de los fabricantes, y seguirlas a rajatabla. Esto incluye usos, diámetros de cuerdas aceptados, y cualquier otra cosa indicada.

Grigri+, último modelo del Grigri
El primero, el más famoso y el más empleado es el GriGri de Petzl.

Cuando salió en 1991 generó una revolución y un salto muy importante en la seguridad. La marca lo denominó “asegurador automático”, ya que bloquea la cuerda en caso de caída. Debido a que esta denominación puede llevar a equívoco, sobre todo a quien empieza, al hacerle pensar que no es necesario aprender a asegurar, en estos momentos la marca, con muy buen criterio, lo denomina “dispositivo de frenado asistido”.

Ventajas

  • El frenado asistido aporta una enorme seguridad, sobre todo a quienes empiezan
  • Permiten un buen control de descenso del escalador, cuando haya que descolgarlo hasta el suelo

Inconvenientes

  • Pesan más que el resto de sistemas. Al estar destinados a la escalada deportiva, es un problema muy menor
  • El bloqueo de la cuerda resta dinamismo a la frenada, por lo que la fuerza de choque es mayor.
  • Un aparato como el GriGri, según las indicaciones de la marca, solo está destinado a asegurar a un primero, o a un segundo con reenvío. Quien lo use de otra forma, no lo emplea de forma homologada.
  • No sirven para rapelar sobre cuerda doble.

En realidad, de todos estos inconvenientes, si tenemos en cuenta que estos aparatos están destinados a la escalada deportiva, el único real es el segundo, y sobre él hablaremos ahora.

Eddy de Edelrid, asegurador para una sola cuerda
Sobre el resto, el peso no importa, y en deportiva las vías son de 1 largo y no tenemos que rapelar ni asegurar a un segundo. Más que inconvenientes, simplemente nos indican que estos aseguradores no están destinados principalmente a alpinismo, escalada clásica, de largos, etc.
Trango Vergo, asegurador para una sola cuerda
Trango Vergo, asegurador para una sola cuerda

El dinamismo. Técnica. Asegurar en deportiva con cesta

Os volvemos a recomendar que veáis el vídeo de Chris Sharma explicando sus técnicas de aseguramiento dinámico que publicamos junto a Petzl. Pero, en general, lo que ocurre es que al asegurar a un primero con un dispositivo de frenado asistido, que bloquea la cuerda, el dinamismo disminuye, por lo que es recomendable que quien asegura lo compense.
Chris Sharma se eleva por la pared al frenar una caída. Foto: Petzl
Chris Sharma se eleva por la pared al frenar una caída. Foto: Petzl
Suele hacerse con movimiento: el asegurador da pasos rápidos hacia la pared, o se eleva por ella algún metro, para suavizar la frenada. En los vídeos de Petzl podéis ver a Chris Sharma realizando esta maniobra.

Lo que ocurre es que, debido a que esto añade complejidad, hay quien prefiere usar aparatos sin frenado asistido al primero para asegurar en deportiva. Son del tipo que veremos a continuación, para dos cuerdas, y se emplean en alpinismo, escalada de varios largos, rápeles, etc.

Camp Più 2.0
En este caso podemos gestionar el dinamismo con el aparato asegurador, ya que no bloquea la cuerda totalmente, pero esto conlleva un precio, sobre todo para quienes empiezan: recibimos una gran ayuda, pero el frenado queda en nuestras manos.

Este uso de “cazoletas” o "cestas" para asegurar a un primero en deportiva, con cuerda simple, ha llevado incluso a una marca, Salewa, a crear una para una sola cuerda, en lugar de para dos, como es lo habitual. Es el Salewa Mono Tuber

Salewa Mono Tuber
Algunas marcas llegan más allá, y modifican el diseño de este tipo de aseguradores, creando unas aparatos para asegurar con una sola cuerda que, sin tener un bloqueo de cuerda total como otros, sí que asisten más en el frenado que una cesta tradicional. El Singing Rock Rama es un buen ejemplo de ellos.
Singing Rock Rama
Singing Rock Rama

Aseguradores para dos cuerdas

En alpinismo, escalada clásica, hielo, etc, se emplean dos cuerdas habitualmente. Así que los aseguradores para este tipo de actividades llevan una doble ranura que permite usar las dos cuerdas a la vez. También pueden usarse, como ya hemos dicho, con cuerda simple, empleando solo una de las ranuras.

Los primeros modelos que surgieron eran una placa. Ahora prácticamente todos son del tipo comúnmente llamados de cesta, o cazoletas.

Hay de dos tipos: con o sin orificio metálico de enganche. Y es muy importante diferenciarlos, porque los que incorporan el anillo se convierten en dispositivos de frenado asistido cuando aseguramos a segundos, mientras que los que no tienen el anillo pierden esta capacidad. Estos, en realidad, solo sirven para asegurar a un segundo por medio de reenvío.

Lo fundamental es no confundir este orificio metálico con la sirga metálica que llevan los dos tipos. Esa que, si imaginamos que este tipo de aseguradores se parecen a una cesta, vendría a ser el asa. Lo podemos ver claramente en la siguiente foto: a la izquierda, Petzl Reverso, con orificio, y a la derecha, Petzl Verso, sin orificio.

Petzl Reverso y Petzl Verso

Con orificio metálico de enganche

Son los que recomendamos. Para asegurar a un primero, o a uno/dos segundos, y para rapelar. El primero en salir al mercado, y el más conocido, fue el Reverso, de Petzl.

Usos

  • En el caso de asegurar a un primero, como hemos dicho, permiten un aseguramiento dinámico.
  • Al asegurar a uno o dos segundos, colgándose del orificio metálico de la reunión, se convierten en un asegurador de frenada asistida, bloqueando la cuerda.

Al no haber golpe en la caída, como ocurre al asegurar a un primero, el menor dinamismo carece de importancia.

Wild Country Pro Guide Lite

Sin orificio metálico de enganche

Se emplean principalmente para deportiva, o como rapelador. Para asegurar a un primero, o para rapelar, funcionan exactamente igual que los aparatos con anillo. Pero no permiten su uso para asegurar a un segundo, excepto en el caso de mandar un reenvío a la reunión, y en este caso no bloquean la cuerda.
Camp Shell Belay Kit
Camp Shell Belay Kit
El reenvío consiste en emplear el asegurador tal cual lo usamos para asegurar a un primero, pero la cuerda, que sale para arriba, se cuelga de un mosquetón en la reunión y desde ahí baja hasta el escalador. No es recomendable si puede evitarse porque el reenvío empeora la fluidez del aseguramiento fluido y, principalmente, porque fuerza más la reunión. En el caso de una con bolts y cadenas esto puede no parecer muy importante, pero en reuniones precarias en alpinismo no es lo más conveniente.

¿Tienen sentido estos aparatos sin orificio?

La verdad es que, a no ser que quien lo compre tenga muy claro que nunca va a hacer otra cosa que no sea escalada deportiva de un solo largo, quizás tenga más sentido elegir un aparato con orificio.

Si compramos un asegurador con orificio de enganche, lo usaremos exactamente igual en el caso de deportiva, rápel, o aseguramiento a un primero, pero en el momento en el que pasemos a una vía de largos, nos permitirá asegurar a uno o dos segundos con frenado asistido.

DESCENSORES

Antes de emplear como rapelador un aparato, insistimos de nuevo en que hay que cotejar las instrucciones del fabricante con respecto a diámetros de cuerda en los que funciona, etc.

Todos los aseguradores presentados pueden emplearse para descender por una cuerda. Pero hay algo muy importante que hay que tener en cuenta.

La forma normal de rapelar es sobre cuerda doble. Esto permite recuperarla tirando de uno de los cabos una vez que hemos terminado el descenso. Podremos doblar por la mitad nuestra cuerda simple, o unir dos cuerdas dobles de las empleadas en alpinismo.

Por eso, a no ser que seamos capaces de emplear técnicas alpinas muy avanzadas de recuperación de cuerda, los aseguradores para una sola cuerda, tipo Grigri, habitualmente no nos servirán para rapelar. Necesitaremos un asegurador para dos cuerdas, que nos permita pasar cada cabo de la cuerda por una ranura para descender.

Hay otro tipo de descensores que no sirven para asegurar. El principal es el ocho. Y hay que destacar lo que acabamos de decir: no debe asegurarse con él. Durante años, desde el final del aseguramiento a través del cuerpo hasta la aparición de placas y cestas, era el principal aparato para asegurar. Pero frena muy poco la cuerda, y hoy en día no tiene sentido usarlo.

Kong 8 Classic, descensor
Como descensor gusta a los menos pesados, que consideran que, en ocasiones, una cesta les frena demasiado en el descenso.

Antes se empleaba en barrancos, y puede seguir usándose. Sin embargo, ha sido prácticamente sustituido por variaciones sobre su forma, como el Piranha de Petzl, el Oka de Kong, o el Hannibal de Edelrid.

Pirana de Petzl, Hydrobot de Kong, Oka de Kong y Hannibal de Edelrid
También podremos encontrar algunos descensores para grandes verticales y trabajo. Nos dan una comodidad, una seguridad y un control enorme en grandes rápeles y descensos. Por eso se usan en trabajos verticales, rescates, etc. Pero en el mundo de la montaña, como hemos dicho, pueden ser muy buenos para rápeles muy largos y aéreos. Son muy usados en espeleología. Destacan el Stop y el Rack de Petzl, y el Singingrock Indy Evo Plus.
Stop de Petzl, Rack de Petzl, Singingrock Indy Evo Plus
Stop de Petzl, Rack de Petzl, Singingrock Indy Evo Plus
Tienda web: www.barrabes.com
Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.
Tags:
Escalada Aseguradores Descensores Consejos barrabes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.