Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Blog de Montaña

Cómo elegir tu casco de escalada y alpinismo

Escalada / Alpinismo 0
El casco es un elemento fundamental para nuestra seguridad en la montaña. Escalada, alpinismo, montañismo, siempre es casi obligatorio. Os explicamos el porqué y os ayudamos en vuestra elección.
El casco es un elemento fundamental para nuestra seguridad en la montaña. Foto: Barrabes
El casco es un elemento fundamental para nuestra seguridad en la montaña. Foto: Barrabes

La fundamental importancia del uso del casco

Los cascos de alpinismo y escalada deberían ser más usados de lo que son.

Es cierto que, excepto quienes solo escalan en grandes extraplomos, hoy en día la mayoría de las personas que podemos ver en las escuelas de escalada deportiva lleva casco. También es cada vez más difícil ver a alguien en un corredor, escalando en hielo, en una vía mixta o alpina, sin él.

Sin embargo, es más complicado ver a alguien con casco practicando montañismo en verano, en zonas como los tresmiles cuyas vías normales suelen sufrir de constantes caídas de piedras, en pedrizas, etc. Caídas que el calor y el debilitamiento del permafrost hacen cada vez más comunes.

El uso del casco es fundamental en cualquier actividad de montaña: montañismo, alpinismo, escalada, barranquismo, espeleología. Es difícil calcular la cantidad de lesiones y problemas mayores han evitado, pero también es difícil encontrar a un montañero experimentado que no pueda contar alguna experiencia personal al respecto.

Petzl Boreo 2020

El problema de los cascos de escalada y sus homologaciones, y su importancia en nuestra elección

Como explicamos en nuestro artículo Cómo elegir tu casco de esquí de travesía, los cascos de cualquier actividad tienen dos misiones:

  • Protegernos de golpes producidos por impactos de objetos que caen, como rocas, etc. Solemos estar en parado, y el objeto que nos alcanza puede ser penetrante.
  • Protegernos de golpes producidos por choques contra el suelo, roca, etc. Solemos estar en movimiento y el objeto parado y, en muchas ocasiones, no es penetrante.

Son diferentes: los primeros perforan, los segundos nos mueven el cerebro provocando conmoción.

Por eso cada actividad requiere de los suyos propios. Un casco de moto, bicicleta, o esquí, por ejemplo, está más preparado para un golpe del segundo tipo, que además normalmente será frontal y lateral; un casco de alpinismo, para el primero, que además normalmente será en la parte superior.

Cuando se creo la norma para cascos de montaña, el tipo de actividad era principalmente alpinismo, montañismo, escalada clásica, y el objetivo principal proteger de la penetración por caída de piedras, etc. Así que la norma que en ese momento se creo básicamente solo exigía protección superior, y no lateral y frontal.

Y así sigue siendo: la norma EU CE- EN 12492 es la que regula obligatoriamente en la UE las características de estos cascos, y habla de caídas superiores.

Sin embargo, los tiempos, especialmente con la llegada de la escalada deportiva, han cambiado. Por los vuelos, empieza a haber golpes contra la pared con el escalador en movimiento. Y esa norma, en cierta manera, queda obsoleta.

La UIAA y sus expertos han reaccionado, y a pesar de no ser de obligado cumplimiento, han actualizado su norma añadiendo la debida protección lateral y frontal que el casco debe tener. Es esperable que la UE, basándose en su criterio, y como suele hacer, cambie su norma para adaptarla a la UIAA, pero quizás lleve tiempo, comprobaciones y burocracias.

Pruebas UIAA para cascos: protección frontal, lateral y superior
Pruebas UIAA para cascos: protección frontal, lateral y superior
Por eso, a la hora de comprar un casco, si no va a ser usado exclusivamente para alpinismo, montañismo, corredores, escalada clásica, etc, es recomendable buscar la doble homologación: EU (obligatoria) y UIAA (optativa).

Comodidad, ligereza y ventilación

Uno de los motivos por el que tradicionalmente el uso de casco no estaba extendido era la comodidad, el peso y la ventilación. Es cierto que molestaba, se movía, agobiaba...pero eso es historia.

Los modelos actuales, sean del tipo que sean, han superado este problema. Desde los ultraligeros a los más rígidos, todos son perfectamente utilizables en actividad sin que supongan un problema mayor que el que supone un casco ligero de bicicleta.

Esto se debe al I+D, tanto en diseño como en materiales. Y como decimos, afecta no solo a los cascos de nueva generación: los cascos más clásicos también se han beneficiado de estos avances.

Ajuste

Algo muy importante: cada cabeza es un mundo. Y cada tipo y modelo de casco cae mejor o peor a cada quien. De nada sirve buscar ahorrar gramos en un casco que luego no es todo lo cómodo que debería, y al final salimos perjudicados con respecto a uno más tradicional.

Y es que el ajuste es fundamental. Un casco funciona como debe si está bien colocado y ajustado. Suelto, hacia atrás, ladeado, pierde su capacidad de protección.

Por eso, porque es fundamental el ajuste, encontramos:

  • Tallas
  • Modelos para mujer, para hombre y para niño

Tipos de cascos de escalada

Exceptuando los cascos de espeleo, que suelen diferir al llevar sistemas de enganches específicos, los cascos para actividades de montaña se diferencian básicamente por su resistencia al desgaste y sistema constructivo, estando ambas variables muy relacionadas.

Tras enumerarlos lo veremos.

1. Cascos rígidos

Tienen una estructura externa ABS o Polietileno de Alta Densidad, que es el alma del casco. Tanto ABS (Acrilonitrilo Butadieno Estireno) como PE (Polietileno) son rígidos, y conforman una verdadera carcasa.
Camp Rock Star, casco rígido
Camp Rock Star, casco rígido
A partir de esta estructura principal, pueden ir acolchados como el segundo tipo que veremos, con espuma interior deformable, o separados con una estructura interna a la manera de los de albañil, o con cualquier otro sistema.

No suelen tener muchas ranuras de ventilación, pero los canales de acolchado, a la manera de una mochila, o su estructura que los separa de la cabeza, crean canales, y son bastante menos calurosos de lo que parecen.

Edelrid Madillo
Son los más pesados y voluminosos, pero cuidado: como decimos, los modelos actuales no tienen nada que ver con los clásicos, y este peso y volumen es asumible si buscamos sus ventajas, que veremos después en la comparativa.

2. Cascos estructura deformable con protección exterior

Son un buen término medio entre los cascos rígidos y los ultraligeros. La diferencia fundamental con los rígidos es que, a la manera de un casco de ciclista, la estructura principal del casco no es la capa externa rígida, sino la carcasa EPS de polipropileno o poliestireno, o una combinación de ambas.
Petzl Meteor W, casco EPS con protección
Petzl Meteor W, casco EPS con protección
Este tipo de cascos, quizás los más empleados hoy en día, añaden una carcasa externa rígida (en este caso, son una mezcla entre este tipo y el primero con ABS o PE) o semirrígida. En el caso de ser semirígida, es bastante fina. Suele estar fabricada con algún tipo de policarbonato. Esta carcasa respeta los agujeros de la estructura EPS, que le sirven de ventilación, así que no es completa.
Grivel Stealth Titanium
Grivel Stealth Titanium
Son más ligeros, en algunos casos muy ligeros, similares a los de una bicicleta, pero cumplen las normativas de alpinismo y son totalmente seguros.

3. Cascos estructura deformable sin protección exterior

Rizando el rizo, estamos ante cascos que solo llevan la estructura interna de polipropileno, sin protección exterior. También encontramos algunas novedades con kevlar, y otros materiales.

En algunos casos encontraremos cascos mixtos: la protección exterior solo la encontraremos en la parte superior.

Petzl Sirocco, casco ultraligero con protección solo en la zona superior
Son ultraligeros, apenas nada, y los emplean quienes buscan el mayor minimalismo. Su ventaja, además de facilitar la vida a los más técnicos, para quienes cada gramo cuenta, es que, debido a su carácter casi etéreo, son usados por quienes, de no existir, no los emplearían.

Ventajas y desventajas de cada tipo. ¿Cuál elegir?

En un principio podría pensarse que, puesto que todos cumplen la normativa y nos protegen por igual, deberíamos emplear el más ligero. Pero las cosas no son tan sencillas.

El caso es que esta ligereza no afecta a la protección, pero sí, y bastante a la durabilidad.

Es decir: cuanto más ligero un casco, menor resistencia ante el uso.

Y aquí no solo hablamos de golpes -siempre hay que cumplir los consejos del fabricante tras cada golpe-, sino a la durabilidad.

Lo curioso es que esa durabilidad tiene tanto que ver con el uso como con el transporte. De hecho, si no lo golpeamos, es probable que un casco nos dure más en uso que si lo llevamos en la mochila. Por supuesto, en el caso de, por desgracia, comprobar su resistencia, los ultraligeros también serán menos longevos.

  • Si lo que buscamos es un casco todoterreno que nos dure tiempo, que podamos usar tanto en escalada o alpinismo o montañismo como llevar en la mochila en la montaña por si acaso cruzamos por zonas conflictivas por caída de piedras, etc, un casco rígido nos hará un gran papel.
  • Si queremos aligerar, los cascos de espuma deformable con protección exterior son un compromiso excelente, y muy buenos para escalada deportiva, en donde los gramos se notan más que en hielo, alpinismo, etc. Hoy en día son los más usados y sirven para todo.
  • Los cascos ultraligeros son los menos duraderos. Para fanáticos de la ligereza, y sobre todo, para quienes, de otra forma, no emplearían casco. En un principio podría pensarse en ellos, con su mínimo peso, como los ideales para llevar en la mochila por si acaso, pero si hacemos esto debemos tener cuidado con roces, etc, porque al no llevar protector externo, su durabilidad no es muy alta.

Cascos multihomologación

Tratamos este tema a fondo en el artículo Cómo elegir tu casco para esquí de travesía. Y es lógico que así sea, puesto que la homologación de este tipo de cascos obliga a que cumplan con dos normas: la de escalada y la de esquí alpino tipo B (no integral, sin orejas cubiertas). Es lógico, ya que es una actividad que en ascenso puede sufrir los golpes por impacto de piedra, por ejemplo, y en descenso los golpes por caída propios del esquí alpino.
Camp Speed Comp, doble homologación esquí y escalada
Camp Speed Comp, doble homologación esquí y escalada
Son relativamente recientes. Fue en 2017 cuando la ISFM (Federación Internacional de Esquí de Montaña) obligó a su uso en competiciones. Las marcas comenzaron a fabricarlos, y desde entonces su uso se ha extendido de forma masiva entre los practicantes de esa actividades.

Todo tiene su contrapartida: a pesar de cumplir ambas normas, son menos duraderos que los de esquí, y más pesados y calurosos que los de escalada. Pero si alguien quiere un casco para todo, ahí lo tiene.

Incluso hay algún casco, como el Movement 3Tech Alpi, que cumplen una triple normativa: esquí, escalada y ciclismo.

Tienda web: www.barrabes.com
Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.

Tags:
Cascos Consejos barrabes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.