Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Blog de Montaña

Cómo purificar y potabilizar agua

Escalada / Alpinismo, Trekking / Montañismo, Acampada / Vivac 1
Potabilizar y purificar agua en la montaña y la naturaleza es fundamental. Filtros, Steripen, Pastillas, os explicamos como acabar con virus, bacterias y parásitos.

Agua buena en la montaña, fundamental. Foto: Katadyn
Agua buena en la montaña, fundamental. Foto: Katadyn

El agua es la base de la vida. La hidratación es siempre fundamental, pero en actividades en montaña y aire libre, en las que se une un esfuerzo deshidratante con una posible carencia de agua, se convierte en algo crítico.

En ocasiones el agua que encontremos será dudosa y su purificación será necesaria. Aunque en la montaña es posible encontrar lugares en los que obtener agua potable, la aparente pureza de la misma puede estar contaminada por la presencia de ganado en zonas superiores, por el cuerpo de un animal sumergido, etc.

Y eso en grandes cordilleras húmedas; en lugares con fuerte estiaje, de clima mediterráneo, como parte de nuestro país, la poca agua que se puede encontrar suele ser de dudosa procedencia.

Por eso es bueno cargar con elementos de potabilización que nos libren de problemas intestinales que podrían dar al traste con nuestros planes y, lo que es peor, con nuestra salud.

Uno de los motivos por los que hay quienes se resisten al empleo de estos métodos en lugares como la alta montaña tiene que ver con que, hasta no hace muchos años, los sistemas asequibles y de poco peso existentes, (aquellos que se usaban en actividades “domésticas”, fuera de expediciones), prácticamente se reducían a las pastillas, que además de lentas (hay que dejar aplicar durante tiempo), dejan fuerte sabor a cloro.

Las cosas han evolucionado. Los sistemas “físicos” modernos que permiten beber sobre la marcha han cambiado el juego, sobre todo en nuestras montañas, en las que la incidencia de virus en agua es muy improbable.

Normas básicas para toma de agua

  • Aunque la vayamos a potabilizar, siempre hay que intentar que el agua que recojamos sea corriente. Evitaremos en todo lo posible el agua de balsas, charcos, etc.
  • Cuanto más cerca de su nacimiento esté, más pura será. El agua de un manantial será más segura que la del río.
  • En lugares en los que no hay presencia humana cerca, el agua de nieve es una buena opción (con el cuidado debido, leed siguiente punto)...con muy poca capacidad mineral. Cuidado, esta falta de minerales puede deshidratarnos. Es conveniente añadirle algo, desde una gaseosa a cualquier té o isotónico.
  • Hay una creencia común por la que el agua de nieve puede consumirse de forma segura, pero no es del todo cierta. Suele ser seguro su consumo en la mayoría de casos porque, normalmente, la nieve se encuentra en la montaña en lugares sin contaminación animal, pero, por poner un ejemplo, son legendarios los problemas estomacales que se adquirían bebiendo agua de nieve, o derritiéndola a temperatura ambiente, en la antigua zona de acampada de Goûter y otros lugares alpinos. Recordemos la famosa frase: jamás bebas de la nieve amarilla.
  • Por cristalina que sea, y por cerca del nacimiento que estemos de un río, procuraremos evitar el agua de lugares con ganado, con algún animal muerto aguas arriba, excrementos, etc.

¿Qué microorganismos perjudiciales podemos encontrarnos en el agua?

Los patógenos que contaminan el agua pueden ser:

1. Virus

Son los microorganismos más pequeños. Miden entre 0’02 y 0’2 micrones.

Al menos los de menor tamaño no son eliminados por la mayoría de sistemas físicos de filtrado, pero en la montaña europea, o la de cualquier lugar no humanizado, no son un problema en el agua. En cualquier caso, cada sistema indica a partir de qué diámetro filtra virus, podemos cotejar con los de los virus mas comunes; veremos que en muchos casos sí son filtrados. Por ejemplo, el virus SARS-COv2, causante de la enfermedad COVID-19, tiene un tamaño entre 100-160 nanómetros, y en las especificaciones de muchos filtros veréis que sería filtrado.

A veces se piensa lo contrario, que sí son un problema, debido a que suelen confundirse virus con bacterias. Todos hemos oído hablar del virus del Cólera, por ejemplo, pero no es un virus, es una bacteria, (Vibrio cholerae) .

¿Por qué no suelen ser un problema en la alta montaña?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que los virus se sirven de otros sistemas de transmisión, como el aire, etc. El agua no es un elemento propenso a la transmisión viral, y los virus transmitidos por agua son específicamente humanos, como el de la Hepatitis A, no animales. Su sistema de transmisión a través del agua es ingesta humana-heces-ingesta humana.

Después: por sus características no se reproducen por si mismos: requieren de las células vivas de un “huésped” en donde penetrar y producir más partículas virales.

Es decir: una vez en el agua, a diferencia de bacterias y otros microorganismos, no se reproducen, aunque pueden sobrevivir por un tiempo no largo. Cuando vuelven a introducirse en otro humano, vuelven a reproducirse. Pero en el agua no lo hacen, por lo que, en caso de producirse contaminación de la misma por humano, su concentración en un lugar como un río de montaña de agua viva, en el que no hay abundantes aguas residuales no tratadas, sería muy baja, puntual e irrelevante. Y en la gran mayoría de casos no existe siquiera esa mínima e irrelevante contaminación. A todo esto hay que añadir lo ya dicho: salvo pocas excepcionies, los virus no se transmiten por el agua.

Resumiendo: fuera de lugares densamente poblados con abundantes aguas residuales contaminadas y no tratadas correctamente, no suponen apenas un problema. De manera que es prácticamente descartable la posibilidad de contagio en aguas de alta montaña pirenaica, por poner un ejemplo, y sin embargo es más sencillo contagiarse en una zona densamente habitada con un sistema de tratamiento de aguas residuales y de potabilización inexistente o ineficaz.

2. Bacterias

Más grandes que los virus, pero más pequeñas que los parásitos. Su tamaño está entre 0’2 y 5 micrones. Causan cólera, tifus, etc. Escherichia coli, Salmonella, etc. Son eliminadas por los purificadores físicos.

3. Parásitos

Los más grandes de los microorganismos. Entre 1 y 15 micrones. Amebas, Protozoos como Giardia, Gusanos. También son eliminados por los purificadores físicos.

Sistemas de purificación

1. Por hervido

Una de las formas más simples de eliminar microorganismos es hirviendo el agua. Pero eso no es siempre posible, y mucho menos durante la actividad.

Además de que, por su temperatura, hay que esperar a que se enfrie para poder beberla, conlleva cargar siempre con hornillo, gas y cacerola, incluso para una salida corta de día, y tener que hervir cada vez que se nos termine el agua durante la excursión y tengamos que recargar la cantimplora a mitad de la misma.

Sigue siendo un buen sistema para campamento, etc.

2. Sistemas de purificación física

Nos referimos a los sistemas no químicos más comúnmente usados. Son filtros y membranas de 0’1 a 0’2 micrones de diámetro de poro, que eliminan el 99.9% de bacterias y parásitos, además de los virus de tamaño mayor al del filtro, que son la mayoría. Como ya hemos dicho, el virus de la COVID-19, según los datos, además de que no hoy ninguna evidencia científica o empírica de su transmisión por agua, y menos en un lugar con mínima injerencia humana, tiene un diámetro entre 0’1 y un 0’16 micrones, filtrado por muchos sistemas físicos.

Msr Miniworks EX
Msr Miniworks EX

Hasta hace poco los sistemas físicos eran pesados, más destinados a campamento que a la actividad durante el día. Pero además de que ahora los tradicionales son más ligeros, esto ha cambiado con la llegada de los sistemas de bidón, como Katadyn Befree, Lifestraw Go.

Katadyn BeFree. Tan simple como beber de un bidón

Son bidones como cualquiera de los usados por corredores y montañeros, que en su boquilla incorporan un sistema de filtrado de 0’1-0'2 micrones, según modelo. Los llevamos encima en carrera, trekking, etc, y bebemos de ellos como con cualquier otro bidón, pero con la garantía de eliminar bacterias, parásitos, y la mayoría de virus, en el prácticamente improbable caso de que hubiera. Nos proporcionan agua potable de forma instantánea y muy cómoda.

Podríamos decir que son una evolución de los “chupacharcos” que salieron hace pocos años, como el Lifestraw Personal. Siguen siendo un sistema excelente para beber "sobre la marcha".

Lifestraw Personal, chupacharcos, para beber sobre la marcha

El filtro Katadyn Befree, que también se vende por separado, se adapta a cualquier bidón flexible de la marca Hydrapak.

Los filtros tradicionales sirven para abastecer rápidamente a 1 o más personas, según tamaño. Los más grandes son grupales, y son más completos que los sistemas de bidón: muchos de ellos son Duales, y no sólo filtran, sino que eliminan la turbidez del agua, el mal sabor y olor del agua, etc.

3. Potabilización por ultravioleta

Un sistema altamente efectivo que ha revolucionado el mundo de la potabilización.

Un pequeño aparato de apenas 140 gramos que con “disparos” ultravioletas elimina de forma no química el 99.9 por ciento de bacterias, parásitos y virus. Hay varios modelos de la marca Steripen, que además avisan con luz LED cuando el agua ya está lista para beber.

Potabilizando agua con el Steripen Ultra, por Ultravioletas

Las ventajas son tan evidentes que ni las nombramos. Es algo verdaderamente eficaz, que sorprende cuando se conoce.

Los inconvenientes son 2:

  • El primero es el filtrado. Podremos beber el agua, pero no filtrará los residuos que floten en ella (desde una hojita o una hormiga hasta un pelo).
  • El segundo es el problema para grandes cantidades. Purifica, según modelo, de 1 litro a 4 litros cada vez. Mas que suficiente para la mayoría, pero para un campo base con muchas personas, algo lento.

El modelo Steripen Quantum soluciona el problema de los residuos, al incorporar un filtro. Lo mejor de ambos mundos.

Steripen Quantum. Sin problemas por filtrado

4. Potabilización química

Llegamos a lo más clásico, los sistemas de potabilización por pastillas o gotas.

Suelen ser combinaciones de Cloro con iones de plata. También hay quien usa lejia apta para consumo, pero fuera de casa, puesto que hay que comprarla a litros, y buscar forma de transportar pequeñas cantidades para llevar en la mochila durante la actividad, es mucho más seguro y cómodo emplear pastillas potabilizadoras.

Sus ventajas son:

  • Muy bajo precio
  • Nulo peso y espacio
  • Eliminación de virus, en los lugares muy humanizados en los que esto pueda ser un problema (viajes, etc)

Katadyn Micropur Forte MF 1T
Katadyn Micropur Forte MF 1T

Sus inconvenientes son:

  • El agua queda con sabor a cloro (pero puede camuflarse con isotónicos, té, etc)
  • En caso de que nos equivoquemos al echar las pastillas y pongamos de más podemos tener algún problema.
  • Perjuicio para el organismo en el caso de uso continuado y frecuente. El consumo debe ser limitado en el tiempo.
  • Exige espera: para bacterias y virus suele ser de 30 minutos, pero en algunos casos, como para eliminar Giardia, puede ser de hasta 2 horas. Por eso, es un sistema de funcionamiento muy inferior al de otros sistemas cuando de lo que se trata es abastecerse de agua sobre la marcha; normalmente, requerirá de planificación.

Como decimos, es un sistema algo deficiente para montaña, si tenemos que pillar agua sobre la marcha, aunque como no ocupan ni pesan nada, podemos llevar en nuestras incursiones en la montaña siempre alguna pastilla, por si acaso. Pero para viajes sigue siendo un sistema eficaz; en sitios de riesgo, durante los mismos podemos beber agua embotellada, y usar estos sistemas para un apuro, para lavarnos los dientes, en caso de desconfianza de la procedencia del agua, etc.

Para evitar problemas por mayores concentraciones de lo debido, pueden emplearse tiras reactivas que miden la concentración residual de cloro, como Msr FAC test strips. Se emplean 30 minutos después, cuando se supone que el agua ya se puede consumir, y nos indican si verdaderamente el cloro ya ha acabado su trabajo o tenemos que esperar.

También existe el caso contrario: en aguas muy frías, los fabricantes recomiendan añadir más cantidad de la habitual. Sea como sea, y puesto que se trata de productos químicos, hay que seguir al pie de la letra las instrucciones, en las que se detallan estas y otras cuestiones con exactitud.

Se recomienda que el agua esté limpia. En caso de agua turbia, su efectividad disminuye, por lo que puede ser buena idea filtrar o decantar de alguna manera el agua.

Tienda web: www.barrabes.com
Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.
Tags:
Consejos Purificación agua

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
1 comentario
1. Umeiro - 16 Ago 2020, 23:10
Si los puntos de agua están muy espaciados, se hace más importante el tiempo de espera de los potabilizadores químicos. Con un filtro físico, podemos hidratarnos a voluntad en el punto de agua y seguir caminando con nuestra reserva de agua. Aunque puede parecer una diferencia trivial, aporta calidad de caminata si no vuelves a encontrar agua en el campo hasta el día siguiente. En mi caso, en la Sierra Alta de California a final de verano.
Comentario ofensivo