Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Blog de Montaña

Cómo elegir tu 2ª capa para actividades de montaña y aire libre

Ropa 0
La segunda capa, sean forros polares, chaquetas con relleno es fundamental en el sistema de capas para montaña. Nos da el aporte de calor. Explicamos los tipos y cuál elegir.

La segunda capa, fundamental en el sistema de capas de montaña
La segunda capa, fundamental en el sistema de capas de montaña

Cualquier montañero o persona que desarrolle actividad al aire libre en condiciones desfavorables necesita protección frente a los elementos, (bajas temperaturas, viento, lluvia, nieve.)

Es decir: necesita estar caliente y seco. Y esto último no sólo se consigue evitando que la lluvia, la nieve, etc, no penetre, si también consiguiendo que nuestro sudor evacue y no nos mantenga empapados.

Buscando una solución a este problema, se creó el sistema de 3 capas:

  • Una tercera capa exterior impermeable (para evitar que lluvia, el viento y la nieve pasen al interior) y transpirable (para que la humedad provocada por el sudor salga al exterior).
  • Una segunda capa intermedia cuya misión es aportar calor
  • Y una primera capa interior pegada a la piel cuya misión es mantener la humedad del sudor alejada del cuerpo, y en algunos casos, cooperar a la retención de calor con la segunda capa.

La importancia de la 2ª capa

Puesto que su misión principal en el sistema es proporcionar el calor necesario, es fundamental en situaciones de invierno y frío.

La creación del sistema fue debida a la invención de la fibra polar. No es casualidad: encontrar un tejido muy ligero, de capacidad calorífica superior, de secado rápido, poco volumen y de buena transpirabilidad, revolucionó la vestimenta de montaña.

Hasta ese momento o bien se llevaban capas interiores caloríficas de lana (jerseys), que -en algunos casos- podían ser muy voluminosas y pesadas, o bien la capa exterior llevaba un grueso relleno. Esta última opción era especialmente poco polivalente.

Tras su nacimiento, durante varias décadas, los forros polares fueron los reyes de la 2ª capa.

TIPOS DE SEGUNDA CAPA

1. Forros polares

Este material, generalmente fabricado con PET, fue desarrollado por Malden Mills (actual Polartec) como sustituto de la lana.

El propietario decidió no patentarlo, así que se puede encontrar de múltiples fabricantes y calidades. Sin embargo, las marcas de material técnico de montaña suelen confiar casi en su totalidad en la fibra Polartec para sus prendas polares, tanto por su enorme calidad como porque es fabricado a partir de reciclaje de latas y envases plásticos, y es considerado un material de beneficio ecológico.

1.1 Polares clásicos

Normalmente se fabrica en diferentes gramajes: 100, 200, 300, 400 (100 gramos, 200 gramos, etc). Cuanto mayor es el número, más grosor y capacidad calorífica, menor suavidad y flexibilidad.

Sus virtudes son innumerables, con un ratio calor/peso excepcional.

Han sido los reyes de las segundas capas desde hace varias décadas; sin embargo, como explicaremos posteriormente, los gramajes superiores han visto restringido su uso técnico debido a la aparición de nuevos materiales que han permitido nuevas combinaciones del sistema de capas. Estas nuevas combinaciones y prendas son más ágiles, y lo cierto es que hoy en día es difícil ver un forro grueso clásico en actividad técnica de montaña.

Columbia Fast Trek II Full Zip Fleece

Debido a su comodidad, siguen empleándose en descanso de actividad, senderismo, trekking, vida cotidiana, etc, pero en montañismo, alpinismo, etc, se prefiere cada vez más otro tipo de prendas que veremos más adelante

Con una excepción: los micropolares.

1.2 Micropolares y polares elásticos

Los polares 100, muy finos, también llamados micropolares, siguen siendo muy utilizados en actividad técnica. Muy ligeros y flexibles, muy transpirables, permiten una gran libertad de movimientos, y su ratio peso/calor es muy alto.

Por esto siguen usándose, como capa interior calorífica en el sistema de poco volumen, sobre todo el caso del sistema de 2.5 capas que explicaremos ahora.

Arc

Por otro lado están los polares elásticos. Son muy cómodos; los mas finos nacieron como 1ª capa gruesa, y son muy eficaces. En muchas ocasiones este tipo de tejidos se combina con micropolar, creando prendas muy técnicas, con excelentes capacidades de evacuación de humedad, calor, secado y sobre todo agilidad.

El material más clásico es el Polartec Powerstretch, destacando en lso últimos tiempos el PowerGrid o Power Dry de Polartec.

Montura Stretch Pile Mix Anorak W

2. Segunda capa con relleno: chaquetas ligeras rellenas de fibra o pluma

¿Y por qué este cambio? ¿Qué es lo que ha provocado que, en actividades técnicas y atléticas, los polares gruesos hayan sido desplazados?

Básicamente, la aparición de las modernas chaquetas ligeras rellenas de fibra o pluma, cuyo uso está ampliamente extendido en estos momentos.

Su diseño permite su uso bajo la tercera capa, pero también se emplean como chaqueta calorífica exterior, sin tercera capa, ya que reúnen unas excelentes propiedades: ligeras, muy caloríficas, con cierta protección a viento y precipitaciones, y muy transpirables.

También son excelentes como elemento auxiliar: su volumen comprimido dentro de su bolsa es mínimo, una buena ventaja a la hora de llevarlas en la mochila, de que un escalador o alpinista lleve la bolsa colgada en el arnés para usarla en las reuniones, etc.

En realidad, hay algunas cuyo diseño es más adecuado para una capa exterior (aunque puede usarse como segunda capa), y otras especialmente diseñadas para ir debajo de otras prendas (aunque funcionen bien como capa exterior).

The North Face Thermoball Super Hoodie, chaqueta ligera rellena de fibra tipo pluma artificial

Pueden estar rellenas de pluma o de fibra. Cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes; para conocer cuales son, y cual es la que mejor se adapta a tus necesidades, te recomendamos leer el artículo Ropa rellena de pluma, ropa rellena de fibra; diferencias, ventajas e inconvenientes. Es muy interesante, y además te ayudará a entender en profundidad este tipo de prendas, y el sistema 2.5.

¿Las ventajas de las prendas rellenas de pluma y fibra 2ª-3ª capa?

  • Más polivalentes.
  • Más ligeras y dúctiles que un forro grueso.
  • A misma capacidad calorífica, su volumen es menor (aunque depende de la calidad de la fibra)
  • Muy comprimibles, poco volumen en bolsa.

Arc
Arc'teryx Atom LT jacket

¿Y por qué la llegada de estas chaquetas ha modificado las combinaciones del sistema de capas, y ha hecho que disminuya el uso de los tradicionales polares gruesos?

Principalmente porque, en estos momentos, en situaciones de frío intenso, prácticamente podríamos hablar de “doble segunda capa”, o de sistema de 2.5 capas.

El sistema de 2.5 capas

Consiste en:

  • Una camiseta interior técnica (1ª capa)
  • Con un micropolar o alguna prenda con PowerGrid o similar.
  • Y chaqueta rellena de fibra.

Es muy polivalente. En situaciones de nieve o lluvia se completa el sistema con una tercera capa impermeable o transpirable, en situaciones de frío intenso el micropolar o similar puede ser más grueso, y en situaciones de menos frío podemos llevar solo la chaqueta con la 1ª capa.

Es decir: cambiamos el grosor y volumen de nuestra segunda capa clásica por dos prendas que, combinadas, ocupan el mismo volumen, pero dan mucha más agilidad y más posibilidades de uso.

Como decimos, entre este tipo de prendas podemos encontrar algunas mas gruesas, y otras muy atléticas.

Millet Extreme Rutor Comp, chaqueta ultraligera y técnica con relleno para esquí travesía

¿Qué ventajas tienen estas chaquetas y este sistema?

Este tipo de chaquetas combinan la gran ductilidad, agilidad y capacidad calorífica que ya hemos nombrado con una buena resistencia al viento. De esa manera, a pesar de ser la capa calorífica y de complementarse cuando es necesario con una tercera capa encima, nos permite usar la chaqueta con relleno como capa exterior, en algo que podríamos denominar como “dos capas y media”: 1ª capa, y doble capa calorífica, que además nos aporta protección contra el viento, pero no la lluvia fuerte (suelen tener una ligera resistencia al agua).

Es un sistema parecido al de los softshells -de los que hablaremos más adelante- pero con mayor comodidad.

Como decimos, muchas de estas chaquetas llevan un ligero tratamiento, que si bien no aguanta la lluvia, aguanta la humedad, etc.

Su principal inconveniente podríamos encontrarlo en su resistencia: si las empleamos como 2ª-3ª capa, son perfectas en deportes aeróbicos, como esquí de travesía, etc, pero son menos resistentes al roce que los softshells, lo que es un hándicap para el alpinismo.

2.1 Ventrix de The North Face y Proton LT de Arc’teryx

Uno de los problemas al usar las chaquetas rellenas de fibra o pluma es que, debido a su potencial de calor, en ocasiones pueden sobrecalentarnos, sobre todo si el relleno es abundante.Hay sistemas que evitan este problema, como son el Ventrix de The North Face o el Proton LT de Arc’teryx.

Básicamente permiten una autoregulación del calor según estemos en parado o en actividad. En el caso de Ventrix, se consigue por medio de mínimas aperturas en el material que, en movimiento, se abren y cierran expulsando el exceso de humedad y calor, y en parado se cierran para evitar enfriamientos. En el caso de Proton LT, por el mismo dinamismo de microscópico del material, ingeniosamente permeable al aire circulatorio tanto en interior como en exterior.

Además, ambas tienen un exterior resistente para aguantar actividades alpinas, que en el caso de la Proton LT es muy repelente al agua sin perder transpirabilidad.

Arc

3. Softshell

En los primeros años de este siglo surgieron nuevas prendas para perfeccionar el sistema en algunas situaciones. Nacieron los softshells, los cuales son difíciles de englobar entre las segundas o entre las terceras capas.

¿Qué es lo que ocurría?

Las segundas capas -en aquel momento básicamente forros polares o prendas gruesas elásticas- tenían una buena capacidad calorífica, pero no protegían del viento, y no eran tan resistentes a roces como los hardshells técnicos.

Además, estas capas no tenían ninguna resistencia a la humedad, por lo que en el momento en el que la nieve, la lluvia por suave que fuera, etc, aparecía, había que colocarse la tercera capa.

En muchas ocasiones (por ejemplo, con lluvia fina con poco frío), esa tercera capa aumenta nuestra sudoración y nuestra incomodidad. Y con lluvia fina, o nieve poco húmeda, no se necesita la alta protección que la 3ª capa ofrece. (Los hardshell transpiran, pero -como explicamos en este artículo sobre las membranas tercera capa, que os recomendamos leer- no hacen milagros. Y su falta de elasticidad las hacía algo incómodas.)

Primero se crearon prendas cortavientos, pero no eran la mejor solución, por su rigidez y poca transpirabilidad.

Así que se investigó para crear los materiales que permitieran fabricar una segunda capa cómoda, resistente, elástica, y con mediana protección contra la humedad, que pudiera usarse junto a la 1ª capa -sin tercera- en circunstancias que, en ese momento, obligaban al uso de un hardshell (nieve, lluvia fina, viento, situaciones de actividad con roce como el alpinismo o la escalada, etc.)

Habían nacido los softshell, que realmente están entre la 2ª y la 3ª capa. Fueron una excelente aportación al sistema, que sigue siendo muy utilizada, para cuando se necesita comodidad, algo de protección, resistencia, pero una tercera capa nos puede penalizar por su menor transpirabilidad.

Hay diferentes diseños. Algunos imitan a las segundas capas, sin ni siquiera capucha, y otros a las terceras capas; algunos son gruesos y de alta protección, otros ultraligeros. Los más protectores, en invierno en situaciones de nieve, funcionan como tercera capa, porque por su diseño y su repelencia es suficiente cuando la precipitación no es líquida. Todos son cortavientos, y menos transpirables que los anteriores tipos de segundas capas, pero mas que una tercera.

Una de sus grandes ventajas es su resistencia; por eso se suelen emplear para alpinismo, en situaciones de roce. Una combinación muy usada es un softshell con una chaqueta tercera capa ultraligera, que llevaremos en la mochila para los casos en la que la necesitemos.

Y todo esto que hemos dicho es referente al invierno y las condiciones mas duras, pero en donde los softshells son imbatibles es en situaciones 3 estaciones en las que necesitamos algo de protección contra los elementos, y resistencia.

Por ejemplo: escalada en roca: una prenda cuando necesitamos protección no invernal, muy transpirable, y que no se rompa con los roces. Como decimos estas prendas se emplean mucho para escalada en roca, pero son también esenciales para montaña, trekking, senderismo 3 estaciones, cuando necesitamos algo de abrigo que no nos sobrecaliente. Además, al ser resistentes al agua, aguantarán una lluvia fina durante un espacio de tiempo. Y también funcionan muy bien como capa interna en condiciones peores que las de 3 estaciones.

Para entenderlo rápido: los softshells finos son la chaqueta de entretiempo de la montaña.

Outdoor Research Ferrosi Jacket, softshell 3 estaciones perfecto para escalada, montaña, trekking

Tienda web: www.barrabes.com
Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.
Tags:
Consejos Ropa Técnica Sistema de capas

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.