Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
aceptar
«Portada
«Técnica y Práctica
14 de Abril de 2004

Rápel en nieve

Por  - 
- Página 2 de 4 -

¿Hasta qué punto nos podremos fiar de un montaje de rápel confeccionado en nieve? ¿Es el manto nivoso suficientemente seguro como para montar una instalación? ¿Cuál es el sistema más recomendado para rapelar en nieves blandas? ¿Qué hacemos si el seguro no es fiable?

 
Foto 2 

Montaje de rápel en nieve

La instalación de rapel elegida en cada momento estará influenciada por los siguientes factores:

  1. Condiciones meteorológicas y estado de la nieve. Temperaturas, viento, tormentas, nieve blanda o dura, todo ello condicionará el tipo de anclaje a emplear para llevar a cabo la maniobra de rapel.
  2. Estado físico y psicológico de los escaladores. Cuanto más cansados estemos mayor atención hemos de emplear durante el momento de la escalada y la confección del tinglado de rápel. Condicionamiento físico y estado psicológico se hayan totalmente interrelacionados dependiendo uno del otro. La dejadez y el abandono de la moral nos pueden crear un falso sentido de seguridad, llevandonos al fracaso. Analizemos friamente la situación y si ello lo requiere empleemos tiempo extra en montar el tinglado de rapel apropiado y seguro. Apropiado,intentando buscar el emplazamiento justo, y seguro, revisando la instalación y comprobando su estabilidad.
  3. Conocimiento y experiencia de los miembros de la cordada. Claro está que cuanta más experiencia y conocimientos de la técnicas por parte de los escaladores mayor abanico de posibilidades a la hora de elegir el sistema de anclaje a utilizar. Conocer las diferentes técnicas y saber como realizarlas con soltura es una tarea que todos debemos de asumir, nunca dando por hecho que lo dominamos al cien por cien. Cada dia en la montaña aprendemos algo nuevo. De todo ello nos quedaremos con las técnicas que consideremos más importantes y guardaremos en el cajón aquellas que creamos menos útiles, no por ello olvidándolas.

Sistemas de anclaje más habituales

A continuación analizaremos algunos de los sistemas de anclaje en nieve más empleados durante las maniobras de descenso.

Material. Sirviéndonos de ejemplo la (foto 2) podemos definir los siguientes elementos de anclaje: empezamos de izquierda a derecha con unos esquis de montaña, a continuación disponemos de dos ejemplos de estacas de nieve (una angulada y otra en forma de T), a continuación vemos el piolet para terminar con una bolsa rellena de nieve. Arriba también observamos dos ejemplos de anclas de nieve.

Con ello analicemos los sistemas de rápel más recomendados:

 
Foto 3 

- Setas de nieve

Al igual que su homólogo la seta de hielo, la de nieve es un sistema de anclaje muy efectivo y el cual se emplea muy a menudo. Para ello necesitaremos disponer de una nieve un tanto comprimida y dura, bien encontrada de manera natural o bien ayudándonos de las piernas para apelmazarla. En ocasiones podremos encontrar buenos emplazamientos para confeccionar setas en las rimayas de los glaciares o neveros permanentes, cerca de las piedras o paredes (foto 3). Una vez superada la primera prueba será preciso marcar el contorno de nuestra futura seta: primeramente realizaremos un surco de forma ovalada correspondiendo la parte ancha del óvalo con la parte en la cual la cuerda o cinta ejerce una mayor presión, es decir, la parte superior de la seta. La profundidad del surco dependerá de la calidad de la nieve. Si la nieve es consistente y dura nos podremos arreglar con un surco de aproximadamente unos 30 o 40 cm., mientras que en nieves blandas deberemos irnos a cerca del metro de profundidad. El surco será más profundo en la parte superior de la seta que en la parte inferior. En esta última simplemente será necesario que la cuerda o cinta se mantenga en una posición adecuada, sin ejercer tensiones negativas que pongan en peligro el sistema de anclaje. El pasar la cuerda directamente por el surco de la seta o bien emplear una cinta plana para rapelar dependerá particularmente de cada situación de rapel. Personalmente me inclino por la idea de abandonar una cinta plana alrededor de la seta y de la cual rapelaremos mediante el empleo de la cuerda. Con ello evitaremos que podamos tener problemas de recuperación de cuerda, sobre todo en rápeles largos. En el surco de la seta, entre la cinta plana y la nieve, podremos colocar piedras planas o prendas de ropa con el fin de conseguir una mayor consistencia, principalmente si disponemos de nieves blandas.


Página 2 de 4  -  « Anterior | 1 |  2 |  3 | 4 | Siguiente »

¿Necesitas ayuda?


O llama al 974 215 497 (Horario: L a V de 9h a 19h)

icon Descárgate nuestra App

  • icon
  • icon
  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram
Partner
www.mammothbikes.com
El especialista en ciclismo
© 1995-2019 Barrabes Esquí Montaña S.L.U.